Monasterio de Catalina, en el Sinai

Monte Sinai

El Monasterio de Catalina es de los más conocidos templos coptos de Egipto. Su majestuoso emplazamiento, a 1570 metros de altura, dificulta su acceso pero al mismo tiempo lo convierte en un monumento con un aura muy singular.

El Monasterio está ubicado entre las dos montañas más altas del cordón del Sinaí: la Montaña Catalina, de 2642 metros de alto y el Monte de Sinaí, con 2285 metros. De éste último se dice que fue el lugar en el que Moisés recibió los diez mandamientos, y por ello guarda además una profunda significación religiosa.

Desde el siglo IV, una parte de los primeros cristianos buscaron el aislamiento como forma de transformación espiritual, y se asentaron en el Sinaí, dándose el nombre de Eremitas. Bajo la protección del emperador bizantino Justiniano, en el siglo VI, se construyeron numerosas fortificaciones para mantener a salvo a los que habitaban el lugar. Estas edificaciones son el origen del monasterio actual.

El conjunto arquitectónico seguramente fue un importante centro religioso, ya que se encuentran allí numerosas piezas artísticas de gran relevancia, que recientemente han sido estudiadas. El Monasterio de Catalina guarda las colecciones de iconos y libros más antiguas de la cristiandad. Tiene bajo su cuidado manuscritos iluminados, escritos en griego, copto, armenio, árabe, hebreo, eslavo, siríaco, georgiano y otros idiomas.

Además, cuenta con una antigua representación grecobizantina de Cristo, en la que se lo muestra como Rey del Universo, victorioso. El nombre griego para este tipo de imágenes es Pantocrator, y el que se conserva en Catalina, que data del siglo VI, es considerado el más célebre que se conoce.

El acceso al monasterio requiere de una ascensión por un sendero ondulante hacia el Monte Sinaí. El final del camino está constituido por los escalones de granito y en total se tarda dos horas y media en alcanzar la meta. Suele ser recomendable subir una parte del trayecto en camello, ya que resulta muy agotador. La mayoría de las excursiones arriban al monasterio a la madrugada, para observar el amanecer desde la cima del monte. Un espectáculo sin dudas sobrecogedor.

Foto Vía: sacredsites.com

Imprimir

Categorias: Egipto, Historia de Egipto



Deja tu comentario