El templo de Kalabsha, culto Nubio

Kalabsha es un templo originalmente construido en Nubia, que hoy se encuentra en la llamada Isla de Nueva Kalabsha, al sur de la Gran Presa de Asuán, tras las operaciones de rescate que se llevaron a cabo para poner al monumento a salvo de la crecida de las aguas del Lago Nasser. Es en la actualidad un excelente destino para contemplar las edificaciones del más puro estilo egipcio, y un bello paseo a una isla que da sus primeros pasos como sitio de interés turístico. Sin duda, un lugar con mucho que ofrecer a sus visitantes.

Kalabsha, Asuán

Patio del templo de Kalabsha

El templo principal de Kalabsha fue construido durante el período de Cesar Augusto. Consagrado a Isis, Osiris y Horus-Mandulis –aspecto romano del dios solar nubio, Merwel–, este monumento es probablemente uno de los exponentes principales de la arquitectura en Nubia y fue construido con ladrillos de arena. El Pilono se edificó en un ángulo ligeramente inclinado respecto del resto del templo.

El patio principal, con columnas tolemaicas y grandes muros da a la sala hipóstila, decorada con escenas rituales que muestran a Min, Jnum y otros dioses del Bajo Egipto. El Santuario principal es la sala más alejada, y con posterioridad fue utilizado como una iglesia cristiana. Augusto es representado haciendo ofrendas a Mandulis.

Beit el-Wali es un pequeño templo de roca tallada situado originalmente 50 kilómetros al sur de Asuán. Hoy puede verse al noroeste de la isla de Nueva Kalabsha. Fue construido durante el reino de Ramsés II y dedicado a Amón y a los dioses locales de Nubia y Asuán. Muestra escenas de victoria en batallas protagonizadas por Ramsés y sus hijos contra las tribus Nubias y escenas del rey frente a los dioses.

El templo de Gerf Hussein, dedicado al culto de Amón-Ra está tallado en piedra y su interior alberga seis columnas que sostienen el techo de una amplia sala, y estatuas de Ramsés II de colosales proporciones.

Al sur del templo principal de Kalabsha se encuentra el Kiosco romano de Qertassi, emplazado anteriormente 30 kilómetros al sur de Asuán. Era considerado el lugar simbólico de nacimiento de los dioses. Destacan las dos bellas columnas de Hathor ubicadas a la entrada.

Un último templo, también tallado en roca, es conocido como la Capilla de Dedwen, y contiene representaciones de un faraón no identificado haciendo ofrendas al dios nubio Dedwen.

Foto Vía: egiptomania.com

Imprimir

Categorias: Asuan, Egipto



Deja tu comentario