El monasterio de San Simon

Monasterio de San Simón, Asuán

Las ruinas del monasterio copto de San Simón se elevan en las alturas de Asuán desde el siglo VII de nuestra era. Parcialmente reconstruido durante el siglo X, los monjes misioneros que habitaron entre sus muros fueron los encargados de convertir al cristianismo a los nubios de la ciudad y sus alrededores.

Este sitio histórico posee innumerables construcciones y elementos de interés, y visitarlo como se debe bien puede llevar un día completo. Realmente vale la pena tomarse el tiempo necesario para descubrir cada una de las maravillas que albergan en él.

Ubicado en un espacio mágico, sobre una elevación del terreno –muy típicas de la región de Asuán–, es posible llegar hasta el monasterio ascendiendo a pie por la ladera o sobre el lomo de un camello, de los que pueden alquilarse a los lugareños –no sin antes regatear el precio, para no cometer una ofensa.

Debido a su construcción sobre una colina, el monasterio está compuesto en dos terrazas. En la más baja se encuentra la Basílica. Entre las muchas cosas que hay en el monasterio para admirar, sin duda destacan los frescos de los apóstoles, que visten las paredes de esta iglesia principal, que hoy carece de techo.

En la terraza superior fueron construidas las habitaciones de los monjes y demás dependencias pertenecientes a la vida privada. Se puede llegar a ella mediante una escalera ubicada detrás del muro norte de la Basílica.

Allí se pueden visitar las celdas en las que se desarrollaba la vida monástica, la cocina y numerosos talleres dedicados a las distintas actividades artesanales que realizaban. Cada dormitorio conserva los muebles originales: de dos a seis camas de piedra nos dan una idea de la estricta disciplina que observaban sus habitantes.

La prensa de olivas está situada al sur de las dependencias privadas, y puede admirarse su molino de granito, bellamente decorado con tres cruces. Otro molino y varios hornos, junto con depósitos y bateas de agua para extraer sal completan el panorama sobre la vida monástica que tuvo lugar en el interior de San Simón.

Imprimir

Categorias: Antiguas ciudades, Asuan



Deja tu comentario