La piramide de Sesheshet, en Sakkara

La piramide de Sesheshet, en Sakkara

Egipto es una fuente inagotable de tesoros ocultos a través de milenios, y que hasta nuestros días sorprenden a los exploradores de las maneras más inusitadas. En noviembre de 2008, fue descubierta una nueva pirámide de nada menos que 4300 años de antigüedad.

Fue hallada en Sakkara, una de las ciudades con los yacimientos arqueológicos más abundantes, necrópolis de los gobernantes de la antigua ciudad de Menfis y de las familias reales.

La pirámide es el templo mortuorio de la Reina Sesheshet, la madre del faraón Teti, fundador de la Dinastía VI. Su momia fue encontrada también en el interior del recinto, aunque no se encuentra en tan buenas condiciones como otras tantas que se exhiben en los museos egipcios.

En esta ocasión, los restos de la reina incluyen algunos huesos (el cráneo, la pelvis, las piernas y algunos fragmentos de su torso) envueltos en tela de lino. Estaba situada en el interior de un monumento piramidal de 5 metros de altura, anexo al templo funerario del mismo Teti.

Esta pirámide se suma a otras dos, encontradas anteriormente junto al recinto principal del faraón: éstas corresponden a sus dos esposas, Iput I y Khuit, aunque la importancia que reviste la tumba de Sesheshet las supera claramente.

Descendiente de una familia poderosa del Antiguo Egipto, fue ella quien habría impulsado a su hijo para que accediera al trono, y por ello Teti le habría dedicado una pirámide particularmente significativa, algo que los estudiosos aprovecharán para conocer más acerca de aquella época del imperio.

Esta estructura piramidal es la número 118 que ha sido descubierta en Egipto, gracias a los trabajos de Zahi Hawass y su equipo, que durante más de dos años han excavado en Sakkara, situada unos 20 kilómetros al sur de El Cairo. Se trata del mismo arqueólogo que halló varios de los monumentos de Ain el-Rees, en el oasis de Bahariya.

Foto Vía: Pyramid of Man

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Sakkara



Deja tu comentario