El casco antiguo de Hurghada

El Dahar, Hurghada

Hoy Hurghada es un inmenso resort turístico, para muchos el más afamado y visitado de Egipto. Sin embargo, no nació como tal, sino que durante años fue una pequeña villa pesquera, desconocida y tradicional. De eso no ha quedado mucho a la vista, pero para quien busque con paciencia la antigua Hurghada será un tesoro a descubrir.

Mientras que la parte más conocida de esta ciudad es la línea de playa de varios kilómetros, con bares y hoteles aquí y allá, el centro del pueblo propiamente dicho es un sitio poco visitado. Y esto es una pena, porque allí se encuentra el verdadero espíritu de Hurghada, además de los precios más baratos en alojamiento y la arquitectura tradicional de la región.

Además, no hay que pensar que en este barrio, conocido como Ed Dahar, no hay diversión. Aunque no tan multitudinaria como en la costa, no faltan los bares y las discos, así como los agradables restaurantes de comida local. Y cómo olvidarnos de los animados mercados, más conocidos como bazares, en donde los habitantes del pueblo son protagonistas.

Estos mercados al aire libre son una verdadera experiencia para vivir en Egipto, y Hurghada tiene muchos de ellos, tan coloridos como pueda esperarse. Allí se puede adquirir desde souvenires hasta piezas de papiro, pero la mejor parte de toda compra es embeberse de la cultura local y entrenarse en el arte del regateo. Y cuidado, porque aceptar el primer precio puede ser señal de ofensa para los vendedores.

También la propuesta cultural es un aspecto a destacar de Hurghada. En el centro se encuentran el Museo de Biología Marina, en donde pueden apreciarse muestras de vida subacuática maravillosas; el Museo Nacional, y el Café del Mar, una galería con pinturas en exposición en torno a las mesas del restaurante.

Foto Vía: Commons Wikimedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Hurgada



Deja tu comentario