Como moverte si vienes a Alejandria

Moverse en Alejandria

Lo primero: relájate. Ya sabes lo que ocurre en un país árabe con alto nivel de pobreza en las calles. Los niños y algunos jóvenes pueden resultar molestos a veces si no estás acostumbrado. La solución: caso omiso o, pedir ayuda a algún adulto que aparezca. Normalmente Alejandría es una ciudad con unos habitantes dispuestos a ayudarte a lo que sea, de hecho, para ellos es todo un orgullo echar una mano.

Si al llegar te ves muy perdido, no olvides pasarte por la oficina de turismo, que se encuentra en el centro, en Mahatta Ramleh. Allí se pueden conseguir mapas y sugerencias de recorridos. Te recomendarán que cojas taxis, por ser lo más cómodo y asequible para el bolsillo europeo.

Aunque también existe la posibilidad de coger el tranvía, mucho más barato, y que continúa siendo una opción segura. Y, por supuestísimo, andar y andar disfrutando de los antiguos edificios de estilo colonial franceses, italianos y griegos. Para cuando ya lleves unos dias, seguro que ya estarás oliendo la fresca brisa mediterránea que hace de esta ciudad, a diferencia de El Cairo, un lugar con poca contaminación.

Ante todo, cuando organices la excursión diaria, piensa en los horarios, puesto que los museos suelen cerrar a las cuatro o cinco de la tarde, dependiendo de la estación del año. También hay que tener en cuenta el sala o rezo del viernes, que suele finalizar a la una o dos de la tarde. Si coges un taxi un viernes por la mañana y éste para al lado de una mezquita, no te preocupes que en algo así como diez minutos volverá.

Tambien puede ser interesante, sobre todo para largas distancias, coger el tren. El tren es uno de los mejores medios de transporte de Egipto, están bien conservados, son puntuales y tienen muchas comodidades. Se puede elegir diferentes tipos de billetes: de primera clase que cuesta alrededor de 22 EGP (2,62 €) de segunda clase, que cuesta alrededor de 17 EGP (2,02 €), de tercera clase y de coche cama, para los viajes mas largos si vas a otra ciudad.

Es interesante al coger el tren saber en que línea se va a viajar ya que se los hombres y las mujeres viajan en líneas diferentes. Debido a que los precios son bajos es mejor comprar los de primera clase ya que de esta forma el calor de la zona se podrá solventar con el aire acondicionado de los vagones. Los billetes se compran en la misma taquilla de la estación donde están divididas según el billete que se elija y, en las agencias de viajes también los venden.

Imprimir

Categorias: Sin categoría



Deja tu comentario