Diosas egipcias, deidades femeninas importantes

Diosas egipcias

Para los antiguos egipcios la mujer ocupaba un lugar muy importante, no solo en la sociedad sino también entre sus divinidades.  Para los egipcios la mujer no era ni la competencia ni la sirvienta del hombre, esto se debía a que las diosas eran un modelo de comportamiento para las féminas de la época, lo que las hacía vivir en plenitud en su condición de mujer gracias a que no renunciaban a su identidad.

Hoy te contaré acerca de algunas de las diosas más importantes para la mitología egipcia, las cuales fueron veneradas a lo ancho y a lo largo del Nilo, y aún hasta hoy día siguen siendo importantes y reconocidas.

Amentet: diosa de los muertos, representaba la tierra del oeste, en donde el sol muere. Era esta diosa la encargada de dar la bienvenida con alimentos y agua a los que pasaban al otro lado y también ayudaba en el proceso de renacimiento de las almas. Es por ello que Amentet era a su vez diosa de la fertilidad y el renacimiento.

Anqet: diosa relacionada con el río Nilo en la cuidad de Asuán. Fue hija del dios Ra, era representada por una gasela y simbolizaba la caza. Generalmente se la encuentra realizando un sceptre y el símbolo del ankh. El simbolismo de la gacela era justamente porque los egipcios veían siempre estos animales a orillas del Nilo, y veneraban su agilidad.

Bastet: diosa representada con cabeza de gato y a veces de leona, era temible pero a su vez simbolizaba la alegría de la música. Representaba también la feminidad y se la consideraba patrona del hogar. Para rendirle culto los egipcios organizaban fiestas con danzas, vino y orgías.

Bastet era también una diosa lunar, pero a su vez simbolizaba el calor del sol, era hija de Ra y formaba una trilogía con Ra y Sekhmet. Era la diosa femenina del dios Bet, y a veces se la mostraba como su madre.

Hatmehit: diosa pez que en los mitos se la representaba buscando los fragmentos de Osiris.

Hathor: era la diosa del amor y la alegría, patrona de la música y su nombre significa “morada de horas” porque en su origen era una deidad celestre que recorría el sol.

Se la representaba con forma de vaca que acogía a los muertos y los protegía. Fue esposa de Horus y en la simbología aparece con un sol sobre la cabeza, entre sus cuernos. Fue la madre por excelencia, pero también representa la embriaguez del placer carnal, el amor y la fertilidad.

En los tiempos del reinado del dios Ra, Hator vivía en Nubia y era una leona feroz, como Ra la necesitaba junto a él envió a Shu y a Thoth a buscarla, por ello cuando la diosa llegó a Egipto perdió su ferocidad y se convirtió en una deidad llena de alegría.

Heket: diosa con cabeza o forma de rana, hija de Ra y esposa de Khnum. Era venerada en Hermópolis en donde se la consideraba la patrona de los nacimientos.

Hededet: era una diosa con forma de escorpión y los antiguos imploraban su protección frente a los animales ponzoñosos del desierto.

Hemesut: eran diosas mujeres que se las ve en las escenas de Teogamia como protectoras de los recién nacidos. Son representaciones de la diosa al momento de la cosmogonía (creación).

Imentet: la forma femenina de Hator, se la representaba como una mujer con un jeroglífico del oeste en la cabeza, la diosa madre que en su seno regeneraba a los difuntos y en otras ocasiones como protectora de Osiris.

Isis: diosa maga, dama del amor, de la fecundidad, la alegría, dueña del destino. y la feminidad.  Era la que podía devolver la vida a los difuntos pero a su vez podía causar la muerte. Fue hija de Geb y de Nut, esposa de Osiris y madre de Horus.

En las representaciones antiguas se la ve con una flor en sus manos, o llaves que abren las cataratas del Nilo para regar los campos secos; en otras ocasiones se la ve amamantando a Horus, con un disco solar sobre su cabeza o con cabeza de vaca y cuernos de buey lo que denota su predilección por los trabajadores de los campos.

Maât: era la guardiana de la moral y de los ritos, ella representaba el orden social y cósmico. Fue hija de Ra y simbolizaba la ofrenda que los reyes hacían a los dioses bajo la forma de una estatua depositada en el hueco de la mano.

Los jueces del antiguo Egipto llevaban su figura colgada del pecho porque ella es el orden en todos los sentidos. Era la representación de la filosofía de la sociedad egipcia.

Maât velaba por el equilibrio del universo y bregaba por las relaciones armónicas entre todos los seres vivos. A su vez era la responsable de las estaciones, del día y la noche, de los movimientos de los astros y las lluvias.

Foto vía: Dollsofindia

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Mitologia egipcia



Comentarios (2)

  1. lorena guerrero medrano dice:

    esto me llama mucho la atension esto es lo mejor q puede existir en el mundo

  2. esto no tiene imagenes no me sirve :(

Deja tu comentario