La Fiesta del Valle en el Antiguo Egipto

La Fiesta del Valle en el Antiguo Egipto

En el Antiguo Egipto no había nada mejor que romper la rutina de la vida diaria con una fiesta grandiosa, para olvidar sus preocupaciones por uno o dos días; muchos de los festivales que se realizaban eran  permitidos tanto para ricos como para pobres.

Uno de los eventos anuales más llamativos para los egipcios, se centraba en Tebas, el cual permitió a los vivos comunicarse con sus seres queridos, que se hallaban en el más allá. Se llevaba a cabo en el décimo mes civil y aunque la celebración se remonta al Imperio Medio, llegó a ser muy importante durante el Imperio Nuevo.

Los festejos daban comienzo en Karnak, en el  templo en la orilla este, donde la imagen sagrada del dios Amón se colocaba encima de un barco ceremonial y era llevado hasta el Nilo por los sacerdotes, de manera muy similar a como ocurría en el Festival Opet; finalmente  la imagen del dios Amón, se  acompañaba por las imágenes de su esposa Mut y su hijo Khonsu .

A través del Nilo, se dirigían hacia el oeste para visitar el templo funerario del faraón y los templos de otros dioses. Esta jornada contaba con la presencia de una alegre y colorida procesión de ciudadanos de Egipto. Varios acróbatas y músicos entretenían a las masas de personas, mientras que las mujeres desempeñaron sistros, una especie de sonaja o instrumento que hacía un sonido discordante,  suave como la brisa que sopla a través de cañas de papiro y que se decía que servía para calmar a los dioses.

La procesión terminaba en la necrópolis que se llenaba con capillas-tumba,  donde los antiguos egipcios honraban a sus parientes muertos,  mediante la realización de diversos rituales. Cada familia lo suficientemente rica como para permitirse una capilla,  entraba en el santuario y hacía  ofrendas de comida y bebida para sus muertos. Los celebrantes comían y bebían  un montón de vino hasta que entraban en lo que se creía que era un estado alterado, que les hacía sentir más cerca de sus seres queridos.

Aunque son diferente en muchos aspectos, estos asuntos privados hann quedado instaurados en las  costumbres presentes del Egipto moderno y otras culturas,  en las que la gente celebra una fiesta en los cementerios,  en donde sus antepasados ​​muertos eran  enterrados.

Foto Vía: antiquaexcelsa

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Egipto



Deja tu comentario