El fenómeno solar en Abu Simbel

Abu Simbel

Quien más quien menos ha oído hablar alguna vez de los magníficos templos de Abu Simbel, en Egipto. Este sitio arqueológico fue reubicado en la ribera oeste del lago Nasser y se encuentra unos doscientos kilómetros al suroeste de Asuán.

Forma parte del conocido como Museo al Aire Libre de Nubia y Asuán, declarado por la Unesco en el año 1979 como Patrimonio de la Humanidad bajo la denominación de Monumentos de Nubia de Abu Simbel y Filé.

Ambos templos, construidos bajo orden del faraón Ramsés II, guardan en su interior algunas de las mejores maravillas que se pueden contemplar hoy en día sobre el pasado del país, incluyendo el hecho que el templo de mayor tamaño está considerado como uno de los mejores conservados de Egipto.

No obstante, y sin dejar de lado todos los aspectos interesantes que poseen, en el artículo de hoy queremos centrarnos en un solo hecho: el fenómeno solar que tenía lugar en el complejo.

En este sentido, la construcción del templo se llevó a cabo de tal modo que durante los días 21 de octubre y 21 de febrero, que se corresponden exactamente con los 61 días anteriores al Solsticio de invierno y los 61 días posteriores al mismo, los rayos del sol entraban hasta el santuario, que se ubicaba al fondo del templo, e iluminaban los rostros de Amón, Ra y Ramsés, dejando de lado tan sólo a la cara del dios Ptah, por ser este considerado como la divinidad relacionada con la oscuridad.

En nuestros días, y después de haber trasladado el templo, se ha comprobado que el fenómeno sigue ocurriendo aunque con un día de diferencia, por lo que hoy en día se puede contemplar los días 22 de octubre y 22 de febrero. Por lo que no dudes en apuntar estas fechas si estás planeando un viaje a este fantástico lugar.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Abu Simbel



Deja tu comentario