Supervivientes de la antigua presa de Asuán

asuan

En alguna ocasión os hemos hablado de la Presa de Asuán, en concreto de la presa nueva; y es que Assuán cuenta con otra presa más antigua. Un primer intento de contener las aguas del Nilo que no salió demasiado bien.

Este primer intento dataría del siglo XI, en el momento en el que un ingeniero iraquí Alhazen, sería nombrado por Califa para controlar las inundaciones frecuentes de la zona. Dicen que el ingeniero vio la envergadura del trabajo y se asustó, se dio cuenta de que las condiciones del lugar y el propio río requerían una gran dedicación. Así pues, Alhazen en vez de declinar la invitación a trabajar en el proyecto, algo que le habría costado la muerte, decidió fingir locura y así escabullirse. No obstante, terminaría con un arresto domiciliario que duraría hasta su muerte, aproximadamente 10 años.

Ya en el año 1899, la presa sería construida por los británicos. Tardarían tan sólo 3 años en acabarla, y nada más finalizarla se darían cuenta de que su construcción no había sido la correcta. Para intentar solucionarlo aumentaron la altura de la misma en dos fases posteriores, de 1907 a 1912 y de 1929 a 1933.

Aunque a primera vista estas modificaciones darían resultado, lo cierto es que en 1946, momento en el que la antigua presa casi termina por desbordarse, decidieron que en vez de aumentarla otra vez intentarían construirla de nuevo en otro lugar un poco más arriba, a unos ocho kilómetros más o menos. Esta es la nueva presa, la más conocida.

El problema es que con la construcción de esta nueva presa, la mayoría de los pueblos pequeñitos que se aglutinaban junto al río terminaron por ser sepultados. No obstante, hoy por hoy, aun se pueden encontrar algunos, bastante pocos y no situados en los mapas.

La mejor forma de llegar hasta ello es conociendo a algún guía local, que se conozca el territorio como la palma de su mano. El ambiente que encontraremos en estos pequeños pueblos a orillas de la presa antigua, será el de un lugar habitado por nubios, casas humildes y pequeñas y calles llenas de arena.

Estos pequeños asentamientos viven del río y aunque algunos están ubicados frente a grandes atracciones como Abu Simbel, lo cierto es que no son nada visitados, por lo que encontraremos cero instalaciones para turistas.

Es la parte más rural de Egipto, la zona más tranquila, en la que el caos de lugares como El Cairo es completamente desconocido. Sin lugar a dudas una experiencia que pocos viven y resulta altamente recomendable.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Asuan



Deja tu comentario