La pirámide sepultada de Sejemjet

sekhemkhetp11

Sejemjet fue el tercer faraón de la dinastía III del Imperio Antiguo de Egipto. Sucedió al gran Zoser, y aunque podría haber sido su hijo, lo cierto es que su relación es desconocida, pues se cuenta con poca información de este misterioso faraón.

Al parecer, tan sólo reinó 7 años. Quizá este corto periodo de tiempo sea el culpable de los pocos testimonios con los que contamos sobre su presencia.

Hay que recordar que con Zoser marcó un antes y un después en la creación de los complejos monumentales; y es que gracias a este faraón, hoy podemos contar con la excepcional pirámide escalonada de Saqqara.

Como su predecesor, Sejemjet quiso iniciar la construcción de una gran pirámide escalonada en Saqqara. No obstante, debido a su corto reinado, tan sólo se finalizaron las gradas más bajas antes de su muerte. Aun así, es muy interesante la información que arrojan algunos egiptólogos, que están seguros de que de haberse concluido esta construcción, la pirámide de Sejemjet habría sido mucho más grande que la de Zoser.

Tras la muerte del faraón, esta pirámide fue perdiendo interés, y poco a poco quedaría sepultada por la arena. No fue hasta 1950 cuando el egiptólogo M. Zakaria Goneim la descubrió, momento en el que comenzó a llamarse la pirámide sepultada.

Todo el recinto encontrado estaba rodeado por una gran muralla con unas dimensiones aproximadas de 550×180 metros. La pirámide estaba metida dentro del recinto, en el centro, y se podía acceder a la misma mediante un pasadizo a 40 metros al suroeste del eje piramidal.

El primer tramo del corredor se encontraba obstruido por enormes bloques de piedra. Pasando esta barrera se ubicaba un gran pozo vertical lleno de papiros escritos en demótico, jarrones de alabastro y joyas de oro como brazaletes, cuentas y barras de oro.

Cuando finalmente se despejó la zona, los operarios se encontraron en plano ascendente un corredor que terminaba en una extraña sala rectangular. Justo ahí encontraron un sarcófago. La expectación que creó este hallazgo fue muchísima, pues todo apuntaba a que por fin habían encontrado el cuerpo de este enigmático faraón. No obstante, el resultado fue aun más sorprendente, pues el sarcófago de alabastro estaba completamente vacío, y lo que es más importante, jamás había sido usado.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Sakkara



Deja tu comentario