La ceremonia de Coronación de los Faraones

Corona Faraon

Uno de los momentos más importantes dentro de la sociedad del Antiguo Egipto era la ceremonia de Coronación del Faraón, en la que se otorgaba el supremo poder del gobierno, un acto lleno de lujo, misticismo y solemnidad. La coronación de un faraón debía tener lugar aproximadamente unos 70 días tras el fallecimiento de su antecesor, que es el tiempo que solía llevar el proceso de momificación. Esta ceremonia se mantuvo prácticamente invariable durante la historia de Egipto desde el año 3.300 a.C. hasta el año 395 de nuestra era.

El futuro faraón debía navegar por las aguas del Nilo en busca de la bendición de los diferentes dioses de Egipto, en los días previos a la ceremonia de coronación. Por otra parte, esta coronación se solía efectuar al principio de cualquier ciclo de la naturaleza, desde la crecida del río hasta las fases lunares, para representar el inicio de una nueva etapa de una forma metafórica.

Durante el día de la coronación se concedía al faraón su título formal, compuesto de cinco nombres distintos, y después se daba comienzo a la coronación, empezando por una pequeña ceremonia en la que sólo participaban la Familia Real y los más altos cargos del gobierno y el sacerdocio. Durante este acto, el futuro faraón debía pronunciar sus cinco nombres dinásticos, así como sus títulos, tras lo que se procedía a su purificación. Una vez listo, daba comienzo la ceremonia de coronación oficial.

-La primera etapa de esta ceremonia oficial se presentaba al faraón portando la Doble Corona de Egipto, que simbolizaba el reino unificado del Alto y Bajo Egipto. Luego debía sentarse en dos tronos ceremoniales, en los que sería presentado ante el pueblo.

-Durante la segunda etapa, conocida como “Llamada de las Dos Tierras”, se debían entrelazar distintos papiros y lirios, que al igual que la Doble Corona, representaban a los dos territorios egipcios. Esto se efectuaba alrededor de una columna de madera rematado en una doble punta, que después era agregado al trono, quedando así el faraón protegido por los símbolos naturales de ambas regiones. Finalizada esta parte, el faraón debía tomar su arco y disparar en dirección a los 4 puntos cardinales, mostrando así su dominio sobre todo el territorio.

-La etapa final de la coronación era conocida como “Procesión alrededor del Muro”, en la que el faraón debía recorrer las murallas del palacio en derredor. Esta procesión simbolizaba el establecimiento de la protección del nuevo faraón sobre las fronteras de su Egipto, quedando así consolidado en su papel de protector de Egipto.

Foto vía: ferrebeekeeper

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Historia de Egipto



Deja tu comentario