Los impuestos en el Antiguo Egipto

Egipto Antiguo Impuestos
Los impuestos ya estaban presentes en la sociedad egipcia en el siglo IV a. C., aun antes de se produjera la unificación del país, y eran recaudados en reinos como Hieracómpolis, Abydos o Nagada. Cuando Egipto quedó unificado en el 3.100 a. C. se creó un complejo y completo sistema de recaudación de impuestos que abarcaba todo su territorio, con un eficaz apoyo burocrático.

Pero lejos de lo que se pueda pensar, este sistema no se basaba en funcionarios recaudadores, sino que era el propio faraón quien recorría Egipto de punta a punta acompañado de sus funcionarios y escolta. Este viaje era conocido como el “Seguimiento de Horus“, debido a la creencia de que el faraón encarnaba al dios halcón así llamado, y también daba oportunidad al pueblo de contemplar al soberano. Durante un tiempo y debido a las dificultades que entrañaba, el Seguimiento de Horus se realizaba cada dos años.

Cuando el faraón llegaba a una ciudad se organizaba en ella la ceremonia del “recuento del ganado“, y estos recuentos eran catalogados separadamente para cada reinado, sirviendo a su vez como referencia cronológica. La contabilidad del reinado de un faraón se llevaba a cabo de forma minuciosa y detallada e incluía información sobre su periodo de gobierno, el año en que realizó el Seguimiento de Horus, las cifras de recuento del ganado y el nivel de crecida del Nilo.

El nivel de crecida del Nilo era fundamental para calcular los impuestos, siendo su momento álgido el periodo entre Julio y Septiembre, aunque dependiendo del clima esta crecida podía ser mayor o menor. Debían tener en cuenta que una crecida muy alta no garantizaba buenas cosechas, sino que traía consigo el peligro de que las inundaciones arruinasen las cosechas. En el caso contrario, una crecida insuficiente podía poner en serios aprietos a los egipcios, que no conseguirían el alimento suficiente para subsistir. La media de recaudación de grano estaba en torno al 20% de la cosecha.

Una complicación añadida a la recaudación y establecimiento de las parcelas de cultivo era que, una vez las aguas volvían a su cauce tras la crecida, los límites de las huertas quedaban borrados por el agua, y se tenían que volver a delimitar. La importancia de esta delimitación viene del principio del cálculo del impuesto, ya que manipulando estos datos se podía ocultar una parte del grano que no será recaudada por el faraón. Para controlar esto existía la la figura del agrimensor jefe, un funcionario designado por el faraón que asignaba y registraba las parcelas.

Por desgracia para las clases trabajadoras del Antiguo Egipto, la recaudación de impuestos no estaba exenta de coerción mediante amenazas, ya que era frecuente que los campesinos intentasen escamotear parte de la cosecha debido a las duras condiciones de trabajo y vida que soportaban. Una vida en la que un saco de más o de menos suponía una importante diferencia entre seguir vivo o morir de inanición.

Foto vía: nationalgeographic

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Historia de Egipto



Deja tu comentario