Tueris, diosa antigua de la fertilidad

Tueris

Tueris era una diosa doméstica. Era la diosa de la fertilidad, o por lo menos una de ellas, y su nombre venía a significar algo así como “La Grande”, siendo además el término Tueris una  helenización del egipcio.

La gran diosa Tueris se vinculaba directamente al nacimiento. Era una deidad protectora de los embarazos, además, era la encargada de favorecer la abundancia de la leche materna durante el periodo de lactancia.

Tueris era además una diosa celeste que llevaba el título de “Misteriosa del horizonte”. Como diosa celeste, la misma se representaba por una estrella situada concretamente en el hemisferio norte del cielo o bien como una cerda.

Era hija de Ra, por lo que en muchas ocasiones recibía el sobrenombre de El Ojo de Ra. Además, también era la madre de Osiris e Isis.

Según Plutarco, esta diosa era la concubina de Seth, no obstante, Tueris se uniría a las fuerzas de Horus durante la batalla contra Seth.  Aun así, la teoría de Plutarco podría ser cierta, pues esta diosa se  representaba como un hipopótamo hembra, y Seth aparece en muchas ocasiones en forma de hipopótamo macho.

Hay algunas leyendas vinculadas a esta diosa. Por ejemplo, encontramos una en la que Tueris iba acompañada de una gran serpiente a la que en un momento dado, los soldados de Horus decidieron descuartizar. Este acontecimiento se conmemoraba año  tras años por los soldados egipcios que celebraban una gran fiesta en la que entre otras cosas troceaban una cuerda.

Esta diosa se representaba con grandes pechos, como es de esperar siendo una diosa protectora de la fertilidad. Además, también contaba con cabeza de hipopótamo, aunque en otras ocasiones era la de una mujer.

En muchas ocasiones la encontrábamos con cola de cocodrilo y con patas de león. Asimismo, su piel era muy oscura y solía colocarse un tocado con cuernos y el disco solar.

La figura de Tueris solía aparecer en camas y vasos para poner leche. Además, durante su culto se usaban numerosos amuletos, que solían ser portados por las mujeres embarazadas que la veneraban.

Los centros de culto de esta diosa los encontramos en Karnak, Heliópolis, Gebel Silsileh, Abu Simbel y Redesiyeh.

Otros enlaces de interés:

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Egipto, Mitologia egipcia



Deja tu comentario