La barca solar, viaje al más allá

Barca solar de Ra

La barca solar es un elemento simbólico de la mitología egipcia, vinculado al ciclo diario del Sol, que para los egipcios de la antigüedad es comparable al ciclo de la vida y la muerte. Embarcándose en el viaje hacia un nuevo mundo, sus almas vivirían eternamente con la bendición de Ra, el dios del sol.

Cada mañana, el Sol nace en oriente, crece hasta el zenit, envejece hacia occidente, y luego desaparece en la Duat, el reino de los muertos. Ra efectúa este viaje a bordo de Mandyet, una barca, que evidentemente no es un elemento menor para una civilización fluvial, en la que el Nilo representa la vía de comunicación primordial y la fuente de alimentos. Otra barca, Mesektet, lo lleva en su viaje subterráneo, desde que anochece hasta que amanece nuevamente.

El culto funerario quedó marcado por este mito; parte de su ritual consistía en atravesar el río Nilo con el difunto, en barcas semejantes a las de Ra.

Barca solar de Keops, Museo, Giza

Una de las barcas más conocidas es la de Keops, un navío ritual de proporciones considerables que fue enterrado en un foso, en Giza, a los pies de la Gran Pirámide, alrededor de 2500 a.C. Se estima que fue construida para Keops, y fue descubierta en 1954, en perfecto estado por Kamal el-Mallakh. Algunos signos en la madera de cedro con la que fue constituida indican que fue utilizada en el agua, a pesar de su carácter ceremonial, lo cual disparó la conjetura de que transportó el cuerpo embalsamado del faraón hasta Giza.

En total, cinco fosas de barcas solares fueron descubiertas junto a la Gran Pirámide de Keops, y otras cinco cerca de Kefrén. Una de las barcas, que había sido enterrada en 1224 partes separadas, fue reconstruida con todos sus aparejos –remos, cuerdas y cabina– y hoy se exhibe, desde 1982, en el museo que fue emplazado en el lugar exacto en el que se encontró, al sur de Keops.

Información práctica

  • Entrada: Museo de la Barca Solar, 35 libras egipcias.

Imprimir

Categorias: Mitologia egipcia




Deja tu comentario