El templo de Luxor: su dimensión sagrada

Estatuas sedentes Ramsés, Luxor, Egipto.

Junto a la pierna derecha de las impresionantes estatuas sedentes de Ramsés II, la reina Nefertari fue representada vistiendo como la diosa Hathor. Este es uno de los muchos indicios presentes en el templo de Luxor que nos muestran la estrecha vinculación que los egipcios establecían entre sus gobernantes y sus los dioses, asociación que resultaba ser la base del poder político en Egipto.

Muchas otras inscripciones reflejan esta condición sagrada atribuida a los faraones egipcios. En el lado oeste del templo, al que se accede desde la sala hipóstila, se encuentra la estancia del nacimiento, decorada con relieves que narran la concepción, el embarazo y el nacimiento divino de Amenhotep III, resultado de la unión del dios Amón con su madre Mutemuia.

También desde la sala hipóstila es que se alcanza la sala de ofrendas, que está decorada con imágenes religiosas en honor de Amón y Min. El santuario, otro de los recintos con salida a la sala, fue construido por Amenhotep III. Allí aparece representado Alejandro Magno, ante Amón. Fue él quien construyó el depósito de barcas.

Dedicado a Amón, el templo de Luxor estaba fuertemente relacionado con el templo de Amón en Karnak, a cuatro kilómetros de distancia, del cual dependía. Su función principal era la de destino de la procesión que cada año, durante la fiesta de Opet, tenía origen en el templo de Karnak, que Amón abandonaba para encaminarse a través de la avenida de las esfinges. Esta procesión de las barcas sagradas está inmortalizada en los relieves de los muros exteriores, que representan el viaje hacia Luxor y el regreso.

Avenida de las Esfinges, Luxor, Egipto.

Avenida de las Esfinges

En el centro del patio principal, las tres capillas construidas por Hatshepsut y Thutmose III fueron decoradas posteriormente por Ramsés. Dedicadas a Amón, Mut y Jonsu, servían como almacén de las barcas sagradas.

Información práctica

  • Entrada: 35 libras egipcias.
  • Duración de la visita: 1 hora.

Imprimir

Categorias: Historia de Egipto, Luxor, Mitologia egipcia, Turismo por Luxor



Deja tu comentario