Abidos: el descanso de los reyes

En el pasado, Abidos fue una de las ciudades más influyentes del Alto Egipto. Ciudad de los gobernantes del período protodinástico, guarda sus huellas en las numerosas tumbas y en el templo que fueron encontrados allí.

Abidos, Egipto

Centro de Culto erigido en honor de Khasekhemwy (2780 a.C)

Abidos fue el lugar de enterramiento más importante durante los años que precedieron a las dinastías egipcias, y también restos de los faraones de la primera dinastía y algunos de la segunda fueron inhumados aquí. Grandes recintos funerarios de adobe, posteriormente denominados fortalezas, fueron construidos en el desierto, cerca de la ciudad, por tres reyes de la segunda dinastía.

Pepi I, de la dinastía VI, construyó una capilla funeraria que con el paso de los años se convirtió en el Gran templo de Osiris. Sus restos aún perduran dentro del recinto, testigo del culto a este dios que encontró su lugar de mayor importancia en Abidos.

En adelante, fueron muchas las edificaciones y reconstrucciones que se efectuaron en el circuito funerario, ordenadas por los sucesivos faraones. Destaca la gran tumba que fue perforada en la roca durante el gobierno de Senusert III. Asociada a esta tumba se erigieron un cenotafio, un templo de culto y una pequeña ciudad para los trabajadores de la edificación, conocida como Wah-Sut.

Ahmkose I inició una capilla en la que Thutmose III construyó un templo de mayor tamaño, con un camino para las procesiones hacia el cementerio y una gran puerta de granito. Sethy I fundó un templo en honor de sus predecesores que fue continuado por su hijo, Ramsés II. Merenptah añadió el Osireion, al norte del templo de Sethy.

Ahmose II reconstruyó el templo e hizo emplazar allí un bellísimo obelisco de granito rojo. Un nuevo templo fue edificado por Nectanebo I, y fue la última innovación aplicada al lugar. Las obras se detuvieron con el comienzo de la época ptolemaica.

Información práctica

Cómo llegar: en convoy desde Luxor. Sale uno cada mañana.

Entrada: 20 libras egipcias. Acceso a todas las atracciones del recinto.

Foto: newyorktimes.com

Imprimir

Categorias: Antiguas ciudades, Egipto




Deja tu comentario