Abidos: el culto a Osiris y los escritos antiguos

Ciudad de preponderancia durante los años anteriores a las dinastías de Egipto y posteriormente, durante los primeros gobiernos faraónicos, es hoy depositaria de dos importantísimos testimonios del mundo antiguo: el templo de culto a Osiris y los documentos escritos de más antigüedad conocidos hasta la fecha.

Templo de Osiris, Abidos

Desde siempre, Abidos fue centro de culto. En un principio se trataba de la adoración a Jentyamentiu, el dios principal de la zona. Desde el final del Imperio Antiguo comenzó a ser asociado con Osiris, y progresivamente se fusionó con él hasta transformarse en un aspecto de él. El cementerio protodinástico situado en Abidos se identificó como lugar de enterramiento de Osiris, y mitológicamente se le asignó la tumba del faraón Dyer.

La capilla funeraria construida por Pepy I se convirtió con el tiempo en el Gran templo de Osiris, en donde tenía lugar el culto en el que se representaban su muerte y resurrección. Importantes contingentes de peregrinos se trasladaban hasta allí desde todos los rincones del país para formar parte de estas celebraciones. Las ruinas del templo aún son visibles en el recinto de Abidos.

En el año 1997 fue hallado el enterramiento del soberano predinástico Escorpión I, en la necrópolis de Umm el-Qaab, en Abidos. Allí, un equipo del Instituto de Arqueología Alemán, que efectuaron el descubrimiento, encontraron documentos históricos de un valor impensado. Se trata de 300 jarras y tablillas de arcilla, los testimonios escritos más antiguos conocidos hasta el día de hoy. El análisis realizado mediante la técnica conocida coloquialmente como Carbono-14 arrojó resultados sorprendentes: las piezas datan de 3300 a 3200 a.C.

Las inscripciones en ellas, algunas talladas y otras dibujadas en tinta, constan de caracteres jeroglíficos. Es decir, constituyen el testimonio de un sistema de escritura compuesto por signos fonéticos, alejado de la tradicional escritura ideográfica correspondiente al período, la única de que se tenía noticia hasta entonces. Sus líneas informan acerca de los impuestos pagados en especies al rey: se enumeran, entre otros, el aceite y el lino. También se hace mención de la ciudad en la que fueron hallados.

Información práctica

Cómo llegar: en convoy desde Luxor. Sale uno cada mañana.

Entrada: 20 libras egipcias. Acceso a todas las atracciones del recinto.

Foto: uned.es

Imprimir

Categorias: Antiguas ciudades, Egipto, Historia de Egipto




Deja tu comentario