- Sobre Egipto - https://sobreegipto.com -

El Serapeum en Sakkara

En la historia egipcia son comunes los cultos a animales, que se volvieron más significativos durante los períodos Tardío y Grecorromano. Muchos animales eran momificados por diversas razones: para preservar los restos físicos de mascotas, como ofrendas de comida para los difuntos, pero principalmente con propósitos religiosos y como exvoto para algunos dioses en particular. En Sakkara se encuentran las catacumbas de animales más relevantes de Egipto, conocidas como Serapeum.

Los enterramientos de animales más importantes probablemente los constituyen aquellos de los cultos a los bueyes, entre los cuales se destacan los Bueyes de Apis, nombre de lo que se conoce como Serapeum. Estas catacumbas, que se encuentran al noroeste de la Pirámide Escalonada, se relacionan con Apis, una divinidad asociada con la fertilidad, más tarde conectada con el dios Ptah.

Los Bueyes de Apis fueron seleccionados por los sacerdotes y cumplían la función de manifestar físicamente a Ptah, cuyo principal santuario se encontraba en Memphis. Tras la muerte de cada animal, se los embalsamaba sobre grandes mesas de madera en Memphis y se los enterraba en las catacumbas de Saqqara. Los bueyes eran tratados como reyes durante su vida y también al momento de la ceremonia funeral. Eran embalsamados en la posición de una esfinge, sedentes y con las patas recogidas debajo de su cuerpo. Se los colocaba en sarcófagos de granito.

El francés Paul Lucas fue el primero en descubrir el Serapeum. Auguste Mariette continuó con las excavaciones en 1851, año en que ingresó por fin a las catacumbas ubicadas bajo el templo de Serapeum. Estas cámaras subterráneas consistían en una larga galería con nichos y sarcófagos de la Dinastía XXVI. En sucesivas excavaciones halló también enterramientos pertenecientes a los períodos de Amenhotep III y Ramsés III. Muchos de los artefactos que Mariette encontró se exhiben hoy en el Museo del Louvre, en París.
Las galerías de tumbas fueron utilizadas hasta el Período Tolemaico, mientras el culto de Apis subsistió. El emperador Honorios lo prohibió y cerró el Serapeum en el año 398.

Información práctica

Foto Vía: egiptomania.com