- Sobre Egipto - https://sobreegipto.com -

Wannina, glorias pasadas

Wannina es una ciudad ubicada sobre la orilla oeste del río Nilo, aproximadamente 10 kilómetros al sudeste de Sohag, en el Alto Egipto. De gran importancia durante la época de los griegos, quienes la llamaron Athribis, este yacimiento contiene monumentos de peculiar belleza, y combina los estilos griego y egipcio en varias de las piezas que se observan.

El Monasterio Blanco.

El monumento principal de Wannina es el templo dedicado a la diosa león Repyt, que fue conocida como Triphis durante los tiempos griegos y romanos. Un camino procesional conduce hasta la inmensa entrada, construida por Evérgetes II. El soberano también comenzó la construcción de un segundo templo en la pendiente de una colina, del que hoy se pueden apreciar algunos restos.

Una construcción más antigua de granito se erige detrás del templo de Repyt. Fue edificada durante el gobierno del rey Haaibre –o Apries–. Este templo fue cercado por un muro y un pilono que datan de la época de Soter II.

Sobre el sector noroeste se encuentra una casa del nacimiento que fue comenzada por Auletes y culminada durante el período romano por el emperador Adriano. Este gran Kiosco está dedicado a Triphis. Al frente se erige un pronaos con seis columnas que se encuentra en muy buen estado de conservación.

Muchos de los muros de estos monumentos exhiben los nombres de varios emperadores romanos, que los hicieron grabar en sucesivas épocas, pero un gran número de ladrillos fue también extraído para ser utilizado en la construcción del Monasterio Blanco, que se encuentra a poca distancia de allí.

Sobre uno de los lados de la colina hay un templo grecorromano tallado en roca, dedicado a Asklepios. Detrás de su fachada con columnas de capiteles palmeados se extiende un patio con dos cámaras también talladas en la piedra y un nicho con una estatua de culto.

En el cementerio ubicado cerca de allí hay una tumba tolemaica llamada “la Tumba del Zodiaco”. Perteneció a los hermanos Ibpemeny el joven y Pemehyt, y data del siglo II a.C. Recibe su nombre de los magníficos zodiacos que exhibe la parte interior del techo.