El-Kharga, un templo en el oasis

Templo de Hibis, Oasis de Kharga, Desierto Occidental Egipcio

De todos los oasis del oeste de Egipto, El-Kharga es el que presenta la infraestructura más moderna. Todo en él ha sido reconstruido para dar la bienvenida al turismo, y el pueblo principal es sumamente funcional a las necesidades de los viajantes.

El-Kharga es el oasis más meridional de los cinco que se ubican en el desierto occidental. Se ubica a 200 km. del valle del nilo, y se extiende a lo largo de 150km. Es la capital de El Wadi el Gedid, gobernación en la que se encuentra.

Los romanos construyeron en El-Kharga –o, simplemente, Kharga– numerosas fortificaciones para proteger la ruta conocida como Darb el-Arbain, que une Sudán con Egipto Medio. Utilizaron para ello bloques de barro, y algunas de estas fortalezas contienen pequeños templos de piedra en su interior.

El templo más grande y mejor conservado es el Templo de Hibis, relacionado con la ciudad del mismo nombre ubicada al norte de la ciudad de Kharga. Recién en el siglo XX fue descubierto, ya que se encontraba totalmente enterrado bajo la arena, lo que probablemente contribuyó a su preservación.

Fue consagrado a la tríada tebana compuesta por Amón, Mut y Khonsu. Antiguamente, el templo estaba rodeado de un lago que hoy ha desaparecido. El paisaje que lo rodea en nuestros días es desértico y formado en gran parte por roca volcánica.

Su construcción comenzó en el año 588 a.C. por el faraón Apries. Darius I de Persia lo completó en 522 a.C., y finalmente Nectanebo II añadió la columnata. El material elegido fue la piedra caliza, como se observa en muchos templos egipcios, pero varias características hacen de este en particular una obra poco usual.

Una línea de esfinges conduce a través de los grandes pórticos, hasta alcanzar el construido por los romanos. Las inscripciones datan del año 69 d.C. y de allí se extrajeron valiosos datos que nos informan acerca del período de dominación romana que vivió Egipto: los derechos de la mujer, la herencia, el sistema de la corte y los impuestos son algunas de las áreas que aborda.

En el santuario principal, luego de pasar por la gran sala hipóstila, nos encontramos ante la figura de Khonsu, el dios con cabeza de halcón y coronado por una luna, y con Amun-Re-Min.

Información práctica

  • Cómo llegar:
    • el servicio de buses regulares conecta al oasis de Kharga con otros oasis occidentales y con las ciudades más importantes de Egipto.
    • una línea de ferrocarriles une a Kharga con Qena y con Safaga.

Foto Vía: Vallée du Nil

Imprimir

Categorias: Egipto, Turismo en Egipto




Deja tu comentario