Reserva Natural de Elba

mar rojo dugongo

Dugongo, una rareza de las aguas egipcias

Desde 1985, el área conocida como Gebel Elba es un Parque Nacional y una Reserva Natural que guarda una biodiversidad única y de gran valor ecológico. Las especies que allí habitan son capaces de encantar a cualquier viajero.

Elba se encuentra en el sudeste del Desierto Oriental de Egipto. El complejo que conforma el área protegida incluye arrecifes de coral, numerosas islas del mar Rojo, manglares de profusa vegetación que contrasta con el panorama que los rodea. También forman parte del parque las extensiones de desierto y las montañas de la costa: Jabal Elba, Jabal Ebruq y Al Daeeb. La primera de ellas alcanza una altura de 1437 metros, y se recorta solitaria contra los cielos azules.

El ecosistema de Elba es único en Egipto. La humedad que hace de sus tierras una extensión tan fértil proviene en su mayoría de las nieblas y el rocío, y por ello las precipitaciones no son tan abundantes. La vegetación incluye helechos y musgos en las partes bajas, donde la niebla es más densa. A medida que se asciende, es posible encontrar acacias y especies típicas de pantano.

La montaña de Jabal Elba cuenta con una fauna sumamente variada, como no se encuentra en ninguna otra parte del desierto de Egipto. Nada menos que 40 especies de aves habitan esta región, muchas de ellas tradicionalmente tropicales. Avestruces y buitres conviven también en las alturas.

Otras muchas especies de reptiles y anfibios pueblan Elba. Entre los mamíferos, nos encontramos con ejemplares del dugongo, un animal fantástico, único sobreviviente de su género. Es sorprendente su presencia en estas áreas, ya que sólo puede vivir en zonas costeras, debido a su dieta compuesta de algas.

Un paseo por Elba es sin dudas una fuente inagotable de sorpresas, y una oportunidad para conocer más sobre la asombrosa naturaleza de Egipto.

Foto Vía: Mar Rosso

Imprimir

Categorias: Egipto, Turismo en Egipto




Comments are closed.