- Sobre Egipto - https://sobreegipto.com -

Nawamis, las tumbas del Sinai

Numerosos conjuntos funerarios ubicados en distintas regiones del desierto del Sinaí se conocen bajo el nombre de Nawamis Son famosas debido a las extrañas formas en las que fueron edificadas, en épocas realmente muy remotas. Su aspecto particular se debe al diseño de estructuras circulares, y fueron realizadas con grandes bloques de arena.

Los sorprendentes Nawamis constituyen una de las construcciones humanas más antiguas del mundo. Sus orígenes se remontan a la Prehistoria. Estas tumbas datan de un período determinado entre los años 4000 y 3150 a.C., aunque debido a su antigüedad es difícil establecer una edad exacta. Fue mediante estudios de Carbono 14 que pudo estimarse una fecha aproximada.

Su utilidad es también una presunción incierta, a pesar de que es ampliamente aceptada entre los expertos en la materia. Entre los hallazgos realizados a lo largo de los años, destacan los brazaletes realizados con caracolas, extrañas herramientas y objetos coloreados que parecen haber sido ofrendas funerarias.

Sin embargo, el verdadero misterio que se mantiene sin develar es la identidad de quienes edificaron las tumbas de la Edad de Cobre. En su interior, al que se accede por las aberturas orientadas al oeste, se encontró una amplia diversidad de objetos y restos humanos, el mayor indicio de que los recintos circulares eran utilizados como sitios rituales relacionados con el viaje de los difuntos al más allá.

El conjunto más extenso de Nawamis que se conoce en nuestros días se extiende junto a la ruta que conduce desde Nuweiba hasta el Monasterio de Santa Catalina, dos importantes puntos turísticos de la región. Allí fueron construidas más de 30 tumbas, que gozan de un magnífico estado de conservación, a pesar de su edad.

Las vistas que se obtienen del valle en este sitio son realmente maravillosas. Se recomienda visitar estos parajes un poco antes del atardecer, para disfrutar del espectáculo natural que rodea a las formidables obras realizadas por la mano del hombre.

Foto Vía: Urania