El templo de Serabit el Khadim

Serabit

Uno de los sitios arqueológicos más importantes del Sinaí se encuentra 40 kilómetros al este de Abu Zenima. Se lo conoce bajo el nombre de Serabit el Khadim, y sus ruinas datan del año 2670 a.C., durante la tercera dinastía de los faraones egipcios. Las huellas de la actividad minera y el templo de Hathor construido allí son dos invaluables testimonios históricos y magníficas visitas para realizar durante el paso por el Sinaí.

La riqueza mineral de la región la transformó en una codiciada tierra para los gobernantes egipcios. Cobre y turquesa fueron las principales explotaciones realizadas allí, descubiertas ya en el año 3500 a.C. Los mineros que se asentaron en estas zonas fueron cambiando sus posiciones geográficas, siguiendo los vestigios del metal y de la piedra preciosa.

Al norte de la moderna ciudad de Al-Tor se encuentra el complejo minero de Serabit el-Khadim, ubicado en una extensión plana de dimensiones pequeñas. Para llegar hasta allí, es necesario contratar un servicio que se traslade en camioneta todo terreno, ya que ninguna ruta pavimentada une a este sitio con los asentamientos circundantes.

El camino que conduce desde las minas hasta el templo de Hathor exhibe magníficas representaciones de faraones e inscripciones ubicadas sobre las tumbas de los antiguos mineros egipcios. Las escenas muestran a los barcos que llevaban la preciada turquesa a Egipto, y varias de ellas subsistieron a la destrucción ocasionada en el siglo XIX, cuando los colonos británicos intentaron restablecer la explotación en el lugar.

El Templo de Serabit el-Khadim, a pesar de su estado poco conservado, es de gran importancia dado que constituye uno de los pocos monumentos faraónicos que se conocen en la península. Descubierto recién a principios del siglo XX, fue lugar de numerosos hallazgos que incluyeron inscripciones jeroglíficas con los nombres de los trabajadores mineros y la planificación de sus tareas.

Las capillas, santuarios y demás recintos del templo están dedicados en su mayoría a la diosa Hathor, que era entre otras muchas cosas la protectora de los mineros de cobre y turquesa. Fue atribuido a Amenehmet III y destacan bellas escenas de la diosa durante la transformación del rey en su ascenso al trono.

Foto Vía: Picasa Web Albums

Imprimir

Categorias: Antiguas ciudades, Turismo en Egipto




Deja tu comentario