Al-Quseir, el antiguo Puerto Blanco

La historia recuerda a Al-Quseir como uno de los principales puertos del Mar Rojo. Desde este magnífico escenario, la reina Hatshepsut inició su viaje rumbo a Punt, un sitio que aún permanece como enigma para los expertos. El templo de Deir el-Bahari, en Luxor, posee representaciones de este acontecimiento.

A su regreso, la monarca trajo consigo dos panteras y 21 árboles de incienso. Envuelto en misterio e historia, Al-Quseir es hoy un destino ineludible de la región, y deslumbra a sus visitantes con su majestuosidad pasada y su gran oferta presente. Las magníficas playas que rodean el puerto y los arrecifes de coral de las profundidades marinas son parte de su encanto.

La fortaleza del sultán Selim es otro de los puntos de valor histórico de la ciudad. Fue construida en el centro del pueblo, en el siglo XVI, y es testimonio del importante lugar que Al-Quseir ocupaba en esta época.

El pueblo conserva su configuración antigua, con callecitas estrechas y coloridos bazares. Sus habitantes son beduinos, amables y siempre bien predispuestos a regatear cualquier precio y a hacer buenos amigos.

Llegar a Al-Quseir es en sí toda una experiencia. Se puede formar parte de una caravana a la antigua, y recorrer el valle del Nilo rumbo a las montañas. A través de ellas, se llega a la ciudad, y en el camino es posible admirar toda suerte de sitios arqueológicos de tiempos romanos y faraónicos.

Una vez allí, las aguas cristalinas del Mar Rojo dan la bienvenida, brillando bajo el sol egipcio. Bucear en estos parajes es una de las actividades más interesantes, ya que los arrecifes coralinos son de gran riqueza y se encuentran desde pocos metros de la superficie. Por otra parte, los resorts están muy desarrollados en la región, y ofrecen todo tipo de lujosas comodidades para disfrutar del viaje y descansar de la rutina diaria.

Foto Vía: Reise-Berichte-Tauchen

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Provincia del Sinai




Deja tu comentario