La piramide de Illahun

Illahun es el nombre de un pueblo moderno que se encuentra en las cercanías del nacimiento del canal de Hawara, que se abre como un brazo del Nilo y se interna en la cuenca del Fayum. Muchos siglos atrás, Sesostris II llegó a este sitio y decidió construir allí su monumento funerario, del que aún quedan vestigios.

La pirámide de Sesostris II responde al estereotipo seguido por sus antecesores. Edificada en torno a un centro de arenisca amarilla, fue pensada en un inicio como un marco de muros dispuestos en varios sentidos, luego completados con grandes bloques de barro que dieron forma al conjunto. Alcanza hasta los casi 50 metros de altura y su ancho abarca más de 100. Viste por fuera no sorprende demasiado…

Sin embargo, el interior de esta pirámide poco tiene que ver con el diseño de otras construidas anteriormente. Por empezar, su entrada no tiene vistas hacia el norte, sino que es accesible desde el sudeste, a través de un eje excavado en la arena. Como resultaba demasiado estrecho para el ingreso del sarcófago, una segunda entrada fue construida y oculta bajo un corredor que conduce a la tumba de una princesa anónima.

Desde la entrada principal, se accede a un pasillo que se dirige al norte hasta una sala que contiene una abertura en la pared. Esta abertura se extiende hasta una distancia que no ha podido ser determinada, pero se estima que era un pozo de agua que proveía a los antiguos egipcios la tranquilidad de que el faraón, una vez sepultado, podría obtener vida del flujo del agua que emanaba de las napas subterráneas.

El impresionante sarcófago de granito rojo fue ubicado en el extremo más lejano de la cámara mortuoria, a la que se accede después de atravesar la antecámara. Una pequeña sala al sur de la cámara principal fue el sitio en que se realizaron los únicos hallazgos pertenecientes al período: joyería de oro, la máscara faraónica y huesos que pudieron corresponder al cuerpo del rey.

Foto Vía: TourEgypt

Imprimir

Categorias: Turismo en Egipto




Comments are closed.