El templo de Amon, en Siwa

Templo de Amon en Siwa

El templo más famoso dedicado a Amón se encuentra en un pueblito perdido del Oasis de Siwa, conocido como Aghurmi. A este templo, conocido como el Templo del Oráculo, llegó Alejandro Magno para visitarlo cuando recién se había hecho del dominio de Egipto.

Ubicado sobre la superficie de una roca plana, es uno de los dos templos dedicados a esta deidad que se construyeron en el oasis. Data de la XVI Dinastía, pero su oráculo pareció cobrar vida mucho más tarde, y ambos alcanzaron un momento de apogeo durante los períodos griego y romano.

Los mitos que envuelven a los orígenes del templo son diversos. Uno de ellos relata que dos sacerdotizas negras del Templo de Amón en Tebas fueron expulsadas y abandonadas en el desierto. Una de ellas habría fundado el Templo de Dodona, en Grecia, y la segunda llegó a Siwa, en donde hizo lo propio. Ambas encarnaron desde entonces la voz del Oráculo.

Más allá de su creación, el oráculo de Siwa fue construido inicialmente con la forma de un anillo, incrustado por doquier con piedras preciosas, entre ellas las preciadísimas esmeraldas de Siwa. Más tarde se transformó en la cabeza de un carnero, símbolo identificado con Amón.

Ante este símbolo es que las sacerdotizas del templo se ubicaban para recibir, gracias a sus poderes proféticos, los mensajes de los dioses ante los cuales intercedían en nombre de quienes las visitaban para conocer el futuro. Entre tantos otros, un ilustre personaje que llegó a estas tierras en busca de respuestas fue Alejandro Magno.

Para alcanzar el templo, es necesario seguir un camino que asciende hasta la roca en la que se asienta el pueblo. A través de la entrada principal de Aghurmi, y pasando las ruinas de una vieja mezquita en dirección noroeste, se llega hasta el legendario Templo de Amón y a la sabiduría de su oráculo.

Foto Vía: Far Horizons

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Siwa




Deja tu comentario