La moda en el Antiguo Egipto

Moda en el Antiguo Egipto

“Dime cómo vistes y te diré quién eres”, es una frase universal que se puede aplicar a cualquier civilización en cualquier contexto espacial y temporal, y los antiguos egipcios no son la excepción: la ropa que ellos vestían eran un símbolo de su condición social.

En el Reino Antiguo, la vestimenta se limitaba a un faldín, un simple trozo de lino rectangular que se envolvía alrededor del cuerpo para cubrir desde la cintura hasta las rodillas. Pero los altos funcionarios, los nobles y la realeza vestían un tipo diferente de kilt, aunque no evolucionó mucho del típico taparrabos corto con los extremos cruzados y anudados en la cadera.

Como en todo el mundo, la moda femenina sí evolucionó mucho más que la del hombre a lo largo del tiempo, mientras que para el hombre el kilt se convirtió en una suerte de lo que para nosotros hoy sería una camisa blanca: clásica, sobria e infaltable en todo guardarropa. La piel de leopardo también aparece en algunas representaciones visuales desde el Reino Antiguo en adelante. Se cree que eran utilizadas en general por sacerdotes y faraones.

Durante el Imperio Nuevo se produjo un refinamiento en las vestimentas tanto femeninas como masculinas. Los ricos y cortesanos se manifestaban a través de los lujos y grandes celebraciones, y la moda, que debía expresar la opulencia, evolucionó de simples vestidos blancos con tirantes a exquisitos vestidos plisados de telas suaves y transparentes que resaltaban los cuerpos femeninos.

Al kilt tradicional se le sumó la camisa y accesorios como collares elaborados, cinturones, joyas, aros, brazaletes, pectorales, sandalias, etc. y sin olvidarnos de la peluca: atributo de las clases superiores por excelencia.

Era común que los antiguos egipcios afeitaran sus cabezas por cuestiones de higiene y salud, por ello optaban por pelucas delicadas y elegantes, sobre las que colocaban perfumeros, otro símbolo de sofisticación. Estos consistían en conos de resina perfumada que se iban derritiendo con el calor sobre la peluca y a veces, sobre las ropas, pues en algunas pinturas se pueden ver representados los vestidos manchados de amarillo por el perfume.

Recordemos que Egipto posee veranos cálidos e inviernos suaves. Esto favoreció la ropa hecha de fibras vegetales. El algodón llego luego con los romanos y la lana casi ni se utilizaba.

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Curiosidades de Egipto




Comentarios (16)

  1. valentina gomez dice:

    es muy interesante su articulo y se sirvio mucho para mi tareas

Deja tu comentario