Monte Jebel Uweinat, donde caminar y escalar

Arte rupestre de Gilf Kebir

Arte rupestre de Gilf Kebir

Ubicado en el territorio de tres naciones –Libia, Egipto y Sudán–, el macizo de Jebel Uweinat se encuentra rodeado por el desierto, pero también acompañado por los más fértiles oasis: Bahariya, Farafra y Dakhla están ubicados en las cercanías de sus laderas.

Los amantes del trekking y la escalada buscan sobre todo dos destinos principales de Egipto: la Península del Sinaí y Jebel Uweinet. Sus altos picos montañosos son un paraíso para los aficionados al deporte aventura.

En sus extensos valles, las frecuentes lluvias han dado lugar a profusa vegetación. Allí habitan especies endémicas, que constituyen una rica fauna exótica. Dos reservas de agua, Ain Ghazal y Ain Doua, son buen ejemplo del peculiar clima que beneficia a esta región del desierto.

Al norte de Jebel Uweinat se extiende Gilf Kebir, un llano cuyo nombre en español puede traducirse como “la gran barrera”. El interés geológico de esta zona, compuesta de piedra arenosa y de piedra caliza, sólo es comparable con su importancia arqueológica.

Ubicado a 300 metros sobre el nivel del suelo desértico, es dueño de una belleza inusitada, y además es hogar de un tesoro cuyos orígenes se remontan a la más antigua historia de la humanidad. En los muros naturales de los acantilados, los primitivos habitantes de la región dejaron su huella al excavar magníficas imágenes en la roca, y dibujar con tintes naturales la abundante fauna y la vida humana del lugar.

También destaca como sitio para practicar trekking el Crater Kebira, causado por un impacto que data de hace 50 millones de años. Se extiende sobre una superficie de 4500 kilómetros cuadrados, una dimensión colosal, que lo transforma en el más grande del mundo. Mucha distancia lo aleja del segundo más extenso: es 75 veces el tamaño de éste último.

Pásate por fjexpeditions.com y maravíllate…

Foto Vía: Minamar

Imprimir

Categorias: Turismo en Egipto




Deja tu comentario