Buceo en el estrecho de Gubal

Buceo en el mar rojo

Thistlegorm, barco hundido en el arrecife de Sha’ab Ali

El estrecho de Gubal es un famoso destino del Mar Rojo, muy preciado por los amantes del submarinismo. Con historia propia y con belleza natural, ha sabido ganarse un espacio entre los muchos centros de buceo que existen en las costas egipcias.

El estrecho de Gubal se trata de la extensión final del Golfo de Suez, y se encuentra ubicado entre la península del Sinaí, al este, y las islas Shadwan y Gubal, al oeste. De poca profundidad y lecho arenoso, es el lugar perfecto para que exploren los amantes del mundo submarino. Los arrecifes coralinos son, desde luego, una de sus atracciones principales. Las formaciones son dos: Sha’ab Ali y Shab’ab Mahmud. La primera de ellas yace al norte, y pueden realizarse allí dos inmersiones muy peculiares.

El Kingston, también conocido como Sara H, es una de las opciones en Sha’ab Ali. En las profundidades pueden observarse los restos del barco hundido, pero más destacan aquí las formaciones coralinas, exuberantes y muy variadas. También los peces que habitan la zona, de distintos colores y especies, son una interesante visión.

La otra opción en este arrecife es el barco inglés Thistlegorm, que alcanza los 35 metros de profundidad en la parte más baja, de fácil acceso. Controlada por los alemanes, la ruta del mediterráneo era demasiado peligrosa, y la tripulación prefirió subir por el canal de Suez. Pese a eso, fueron descubiertos y atacados, y el barco reposa hoy sobre el lecho marino.

El segundo arrecife, Shab’ab Mahmud, se extiende en el sentido de la línea costera, al suroeste de la península del Sinaí. También en esta zona pueden realizarse distintas inmersiones, todas ellas muy interesantes y algunas sumamente famosas.

El Dunraven es probablemente la más conocida de las posibilidades que brinda. Y, para los conocedores, el Small Crack, menos popular pero más apasionante. Se trata de un pequeño pasaje en el arrecife principal, que conecta a estas aguas del exterior con un sitio tranquilo, de arenas blancas y poco profundas.

Ya veis. Cerrad los ojos por un momento… ¿Alguna vez, por tan siquiera un momento, se os hubiera pasado por la cabeza que en este país milenario, famoso destino por sus arenas tórridas y sus pirámides, sería posible bucear?…

Foto vía: Camel Dive

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Turismo en Egipto




Deja tu comentario