El-Qusiya y el monasterio Muharraq

Deir al Muharraq

El-Qusiya es una ciudad de la gobernación de Minya, situada unos 35 kilómetros al sur de su capital, Mallawi, y a 60 kilómetros de Assiut. Sus orígenes se remontan a los años del Antiguo Imperio, cuando fue fundada bajo el nombre de Cusae.

Se transformó en la capital del Nomo XIV del Alto Egipto, y en un importante centro de devoción consagrado a la diosa Hathor. Sin embargo, la ciudad es muy conocida por ser hogar del Monasterio de la Virgen María, también llamado Deir al-Muharraq.

Fue en ese lugar, entre muchos otros, que la Sagrada Familia se alojó durante su huida de Israel, mientras eran perseguidos. Durante seis meses, se mantuvieron ocultos en una cueva en torno a la cual hoy se erige el fastuoso monasterio.

Durante el Medio Evo, una serie de invasores provocó serios daños al edificio, especialmente inflingidos con fuego, razón por la que es conocido como el Monasterio Quemado (Deir al-Muharraq).

En el Evangelio, se identifica a la cueva como el lugar sitio en que un ángel le reveló a José en un sueño que ya era seguro regresar a su tierra. Considerado un “segundo Belén” por los creyentes coptos, el monasterio es lugar de peregrinaje desde el siglo XIII.

Se trata, ciertamente, de uno de los complejos edilicios coptos más grandes e importantes de todo Egipto. Allí residen unos cien monjes, entre las murallas del monasterio fortificado, que constituye una magnífica muestra de arquitectura además de ser un centro espiritual y religioso de gran valor.

Entre el 18 y el 28 de junio de cada año, miles de peregrinos organizan sus viajes a la Iglesia de la Virgen, una de las cinco que conforman el conjunto. Se dice que este recinto fue construido en el lugar exacto en el que se encontraba la cueva que dio abrigo a María, José y su pequeño hijo, Jesús.

Foto Vía: Tour Egypt
Imagen Vía: Religious Tourism

Imprimir

Categorias: Mallawi




Deja tu comentario