El valle del Nilo desde un globo aerostático

Luxor en globo

El valle del Nilo, con sus tumbas de antiguos reyes y reinas de Egipto, es uno de los principales atractivos turísticos del país. Cada recinto mortuorio guarda la historia de los monarcas que fueron allí enterrados, y muestra magníficos ejemplos de arte funeraria.

El paisaje natural que rodea a estas tumbas, con el Nilo fluyendo de norte a sur y el infinito mar de arenas doradas, es también parte del encanto. Las inmensas estatuas hablan de siglos de un esplendor faraónico que hoy apenas llegamos a imaginar, pero que nos atrae hasta hacer de Egipto un destino soñado por millones.

Muchas son las posibilidades que nos ofrecen las agencias de viajes para conocer el valle del río más largo del África, y acaso el más mítico. En esta ocasión, elegimos una variante muy peculiar, que no es de las más frecuentadas pero que resulta sumamente recomendable: un viaje en globo.

El panorama que despliega a 300 metros de altura sobre el valle es una visión majestuosa. Pasar junto a las cabezas de los colosos de Memnón, esos que desde el suelo se ven inalcanzables, es una sensación imperdible.

Los vuelos se inician a primera hora de la mañana, siempre antes de que amanezca, para así poder contemplar una salida del sol verdaderamente mágica. Los globos parten desde la ribera occidental, cerca de la ciudad de Luxor y del Valle de los Reyes.

Con viento favorable, los globos sobrevuelan la necrópolis, y comienza un recorrido entre desfiladeros estrechos que, en tierra, constituyen los corredores de entrada para visitar las tumbas subterráneas.

El recorrido depende con exclusividad del humor de los vientos. Es posible que el itinerario pase justo sobre el templo de la reina Hashepsut, oculto bajo la arena hasta la expedición napoleónica. Desde las alturas, se pueden observar los perfiles del Ramesseum y del templo de Habu.

Foto Vía: Travel In Style

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Luxor




Deja tu comentario