Baris y el templo ad-Dush

Templo de Dush

Qasr ad-Dush, o el templo de Dush.

Aunque resulte difícil imaginarlo, alguna vez Baris estuvo entre los centros comerciales más importantes de Egipto. En la actualidad, es una rareza arquitectónica, ya que a dos kilómetros de allí se encuentra el intento moderno de construir una urbe modélica para el resto de las ciudades de la región.

Conocida como Baris al-Gedida, fue un experimento del famoso arquitecto Hassan Fathy, quien diseñó un tipo de casas según los métodos tradicionales, con antiguos materiales. Sólo dos de ellas fueron finalmente construidas, y algunos espacios públicos, pero los trabajos se interrumpieron al estallar la Guerra de los Seis Días, en 1967.

Ubicada unos 90 kilómetros al sur de Al-Kharga, Baris es también un destino interesante gracias a su cercanía con el Qasr ad-Dush, un templo romano fortificado que fue erigido en el año 177 después de Cristo.

Originalmente, estaba rodeado por la antigua ciudad de Kysis, hoy desaparecida. Fue construido en un lugar estratégico, en la intersección entre cinco rutas habituales del desierto.

Desde este templo fortificado también era posible proteger el camino de Darb al-Dush, que se dirigía en sentido este-oeste hacia los templos de Esna y de Edfú, en el valle del río Nilo.

Dada su importancia, fue construido con suma pericia, y en la actualidad puede apreciarse la solidez de su estructura. Debajo de él, se excavaron numerosos pisos subterráneos, hasta ahora considerados cinco.

El templo fue dedicado a Isis y Serapis, y fue decorado con oro, pero casi ninguna de esas ornamentaciones permanece hoy sobre los muros. Sólo quedan algunas decoraciones en el interior de las murallas de piedra.

Baris es, como dijimos, la ciudad más cercana a Qasr ad-Dush, pero resulta poco recomendable para hospedarse. La mejor opción en las proximidades de Baris es el oasis de Kharga.

Foto Vía: Picasa Web Albums

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Al-Kharga




Deja tu comentario