Sohag y los dos monasterios del Alto Egipto

Monasterio Rojo

El interior de la iglesia del Monasterio Rojo

Situada unos 15 kilómetros al sur de Asyut, la ciudad de Sohag comprende una de las más grandes zonas del Alto Egipto habitadas por cristianos coptos, que desde hace siglos son mayoría en aquel lugar. Sohag en sí misma no ofrece a los viajeros vistas de mucho interés. Pero su cercanía con los dos grandes monasterios que fueron construidos en el territorio la convierten en un sitio estratégico para hospedarse e iniciar desde allí las excursiones hasta ellos.

El Monasterio Blanco y el Monasterio Rojo son dos verdaderas perlas de la arquitectura religiosa cristiana. De ninguno de ellos se conoce la fecha exacta de construcción, aunque con toda seguridad el Monasterio Blanco ya existía hacia el siglo XI, cuando fue hogar de monjes armenios.

Pero conozcamos un poco sobre cada uno de ellos.

Acerca del Monasterio Rojo se dispone de muy poca información. Apenas hay certezas de que ya había sido edificado en el siglo XV, pero es más que probable que hubiera existido desde hacía centurias.

El Monasterio Blanco, por su parte, recibe su nombre, como es de imaginarse, del color que lo caracteriza. Sin embargo, no significa que toda la construcción sea blanca, sino que las paredes de la única iglesia que permanece en pie fueron hechas de piedra caliza. De hecho, para el exterior fueron utilizados muchos ladrillos extraídos de unas ruinas cercanas, halladas en Wannina. Fue fundado por San Pigol, unos 4 kilómetros al sur de Sohag. En su época dorada, albergó a más de 4 mil monjes y religiosas.

El Monasterio Rojo también fue bautizado según su coloración, adquirida gracias a que fue edificado con ladrillo cocido (quizás cocido un poco más de la cuenta). Sólo 3 kilómetros al norte del Monasterio Blanco, es el más famoso de todo Egipto. Está situado en el corazón de una pequeña aldea, en el extremo occidental de unos terrenos cultivados.

Ambos monasterios se destacan por la constitución de sus muros externos, más anchos en la base que en la parte superior, una característica propia de los templos faraónicos.

Foto Vía: Nikolskaya’s Weblog

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Sohag




Deja tu comentario