Pi-Ramsés, la antigua capital egipcia

Pi Ramses

En el siglo XVII, segundo período intermedio, las dinastías hicsas de Egipto tenían su capital en Avaris. Esta ciudad se encontraba al este del Delta del Nilo, en donde hoy se localiza la moderna Tell el-Daba.

Fue construida en un territorio tomado por los hicsos, que contaban con tecnología muy avanzada para la época, y que les permitió ganar el combate. Dagas, armadura de escamas, espadas curvas, y la utilización de caballos y carros de guerra fueron las grandes novedades, que los egipcios jamás habían visto.

El nombre de Pi-Ramsés no surge sino hasta la decimonovena dinastía, cuando la ciudad de Avaris, tras un período de declinación, recupera su esplendor inicial. Fue gracias a Ramsés II, quien fundó su nueva capital en aquella olvidada localidad.

Fue bautizada como Pi-Ramsés Aa-najtu, que en español sería algo así como Dominio de Ramsés, Grande en Victorias. Nada mal para el faraón más conocido del Imperio egipcio de todos los tiempos.

Esta ciudad reemplazó a Tebas, antigua capital, probablemente por una cuestión estratégica. En aquella época, las hostilidades con Palestina eran moneda corriente, y la cercanía geográfica permitía recibir las noticias con mayor rapidez.

Las ruinas de la ciudad son hoy un interesante sitio para visitar. Los estudios realizados allí demuestran que se trató de un importante centro comercial, y es sumamente recomendable conocer el templo que fue erigido allí.

En su interior, el templo conserva pinturas murales que siguen el estilo minoico, y que incluso se consideran anteriores a las halladas en el famoso Palacio de Knossos, en la isla griega de Creta.

Al oeste del templo, se excavó una tumba de ladrillo de grandes proporciones. Allí se encontraron objetos que relatan la historia de la captura de Avaris, como las ya mencionadas espadas curvas de cobre.

Foto Vía: Egipto Antiguo

Imprimir

Categorias: Historia de Egipto




Deja tu comentario