- Sobre Egipto - https://sobreegipto.com -

El templo nubio de Amada

El templo de Amada es uno de los templos nubios más conocidos. Como sus compañeros, fue rescatado de las subidas del lago Nasser mediante un complejo proceso que incluyó su desmantelamiento y rearmado en una zona segura. Así es que, en la actualidad, podemos disfrutar de sus magníficos muros, que conservan escenas representadas en el estilo nubio que ha cautivado a los expertos a lo largo de los siglos.

También conocido como el templo de Derr (por su antigua ubicación, en Derr, cerca de Amada), fue consagrado en honor de los dioses del Nuevo Imperio: Amón Ra y Ra Hor-akhty. Sus constructores, Tutmosis III y su heredero, Amenhotep II, fueron seguidos por Ramsés II, quien contribuyó con la restauración posterior a los daños causados por el gobierno de Akenatón.

Debido al paso del tiempo y a los avatares de la historia, el templo tiene hoy una apariencia diferente de la que lo caracterizaba en sus orígenes. Sin su gran entrada y la sala anterior, la parte más fascinante que queda de él es la fachada del santuario interior y cuatro columnas cuadradas.

Sin embargo, es una visita obligada en cualquier viaje a Egipto si se trata de conocer los monumentos de estilo nubio. Los bajorrelieves con detalles pintados que decoran al muro que permanece en pie son verdaderas joyas que nos ha legado el pasado.

Uno de ellos, acaso el más fascinante, es el barco sagrado que lleva a bordo a Ra Hor-akht, el dios resultante de la fusión de Ra y Horus, deidades del Antiguo Imperio. El barco es llevado por la imagen de un sacerdote. Ramsés II, por su parte, puede ubicarse caminando junto a la embarcación, y lleva un manto de piel de leopardo.

Destacan también cuatro estatuas del mismo Ramsés y de los dioses, que fueron dañadas durante los saqueos cristianos, cuyos fanáticos destruyeron los rostros de las figuras.

Foto Vía: Commons Wikimedia