Buhen, fortaleza bajo el agua

La Fortaleza de Buhen

La construcción de la Gran Presa de Asuán supuso un serio riesgo para muchos monumentos de la región nubia del Antiguo Egipto, y por ello muchos de ellos fueron rescatados y trasladados a puntos distantes, en donde las aguas del Lago Nasser no pudieran alcanzarlos.

Sin embargo, no todo pudo ser salvado. Este es el caso de la Fortaleza de Buhen, cuya estructura permanece hoy en el fondo del lago. La ciudad entera fue descubierta en el siglo XIX, y poco después comenzaron los problemas con las inundaciones. Se rescataron bajorrelieves del templo y otros elementos de interés, pero el resto de los edificios se perdieron definitivamente.

Los orígenes de Buhen, en parte por su considerable antigüedad y en parte por el escaso tiempo que pudo ser excavada, se pierden en los confines de la historia. Sabemos que tuvo gran importancia comercial a partir del Imperio Antiguo, durante la dinastía IV (siglo XIX antes de Cristo), y gracias a las canteras de las que se extrajo la piedra con que se realizaron las estatuas de Giza.

Recién en la dinastía XII, en el Imperio Medio, se construyeron las murallas que conformarían uno de los complejos fortificados más extensos y admirables que fueran atribuidos al antiguo pueblo egipcio. Cubría una superficie de una hectárea y media, 150 metros a lo largo de la orilla occidental del río Nilo.

Con 5 metros de grosor y 10 de altura, los muros protegían sólidamente a la ciudad. La fortaleza estaba equipada, además, con fosos de 3 metros de profundidad, puentes levadizos, bastiones y hasta una catapulta.

Más tarde, cuando se fundó el reino del príncipe Nedyeh, Buhen pasó a ser su capital, lo que incrementó aun más su relevancia. Aunque se desconoce si alguna vez fue escenario de batallas, las excavaciones dejaron registro de los signos de incendio que mostraban sus muros anteriores.

Foto 1 Vía: Wikipedia
Foto 2 Vía: Tierra de faraones

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Antiguas ciudades




Comments are closed.