El monasterio de Apa Bane

El monasterio de Apa Bane, Abu Fana

Aunque no suele ser el costado más explorado de Egipto, el inmenso patrimonio compuesto por sus ruinas coptas es una fuente inagotable de gratas sorpresas. Por ejemplo, el Monasterio de Apa Bane, también conocido como Deir Abu Fana, es un vestigio de historia situado en el corazón del desierto.

Apa Bane, fundador del monasterio ubicado en las cercanías de la moderna El Minya, nació en la antigua ciudad de Menfis, pero abandonó su hogar inspirado por los ermitaños que visito en el Desierto Occidental egipcio, y así fue que se instaló allí para vivir según los preceptos de los anacoretas.

En 1992, sus restos mortales fueron hallados en una tumba, enterrados bajo la nave principal de la iglesia funeraria que forma parte del conjunto monástico. Estaba acompañado de los restos de otros abades.

El hallazgo permitió estimar su fecha de fallecimiento en torno al año 395, y su nacimiento alrededor del 355 después de Cristo. Gracias a la fama que ganó tras su muerte como sanador milagroso, el monasterio comenzó a ser muy visitado por peregrinos que llegaban desde puntos muy distantes del mapa.

En el siglo V alcanzó su época de máximo esplendor. La delicada arquitectura del monumento de piedra fue restaurada por Rashid Abu al Fadl, pero ya en el siglo VII se sabe que se encontraba en ruinas. Se desconocen los motivos del abandono sufrido por el monasterio, que simplemente dejó de recibir la visita (y por lo tanto, la ayuda económica) de los antiguos fieles, y así los monjes que habitaban en él debieron partir.

En la actualidad, el sitio es accesible en tren hasta Itlidim, y luego en transporte privado hacia el oeste, rumbo a Qasr Hor. Sólo los niveles superiores resultan observables, ya que originalmente había sido construido en una zona de colinas que hoy en día se encuentran tapadas por la arena.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Turismo en Egipto




Comments are closed.