Vejación del arte prehistórico en el Sahara

El desierto del Sáhara siempre ha inspirado a la gente. El paisaje desolado e interminable del desierto ha fascinado y creado imágenes y símbolos en las mentes de aquellos nómadas que viajan a través de sus solitarias regiones y deshabitados oasis.

Para algunos, el desierto es sólo una barrera repleta de arena y rocas, pero para otros, el lugar se encuentra lleno de símbolos, leyendas y misterios.  Es el refugio perfecto para la meditación, la inspiración artística y espiritual, lejano a un mundo desbordante en límites geográficos imaginarios y multitudes de vidas sujetas a la rutina y la seguridad de lo conocido. El arte del desierto es una imagen del ambiente percibido por los ojos de los habitantes de ese territorio salvaje.

Más allá del arte tradicional que los egipcios crean empleando diferentes materiales encontrados en el desierto circundante, se destaca el empleo de madera de palmeras, pedazos de roca, y arena de variados colores en nuevas expresiones artísticas. Las obras pictóricas se encuentran fuertemente influenciadas por el misterio y belleza del paisaje que los rodea, y testimonia gran cantidad de aspectos de las vidas de los simples y despojados habitantes del desierto, incluyendo sus tradiciones, rituales, alegrías tristezas, sueños y preocupaciones.

La forma única de su arte, partiendo de la específica comunión de los sentimientos humanos y la fuerza de la naturaleza desértica, es simple en su expresión, pero a la vez altamente original. Posiblemente, el arte del Sahara, más allá de estas vertientes modernas, se destaca por las pinturas rupestres impresas en piedras por sus habitantes prehistóricos.

El sitio más destacado, y con mayor cantidad de pinturas, es Gilf Kebir. Lamentablemente, el vandalismo ha tenido en este último tiempo un particular ensañamiento con este arte único, de gran valor. Los espectaculares diseños prehistóricos de figuras humanas y animales, creados 6,000 años atrás sobre las rocas del desierto han sido vejados por… ¡las fuerzas de paz de las Naciones Unidas!

Los sitios arqueológicos que exhiben estas pinturas de jirafas, búfalos y elefantes fueron víctima en los últimos años por el personal de la ONU allí destinado en la misión Minurso. Las rocas muestran graffitis, algunos de ellos de más de un metro de alto y realizados con pintura que se utiliza usualmente para marcar carreteras.

Muchos de estos «artistas», llegados de más de 30 países para monitorear el cese de hostilidades entre las fuerzas marroquíes y el frente independentista Polisario, han firmado su «trabajo» con nombre y apellido. Para ellos no es nada, para los demás han profanado la historia…

Foto y Noticia vía: www.udg.edu

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Arte egipcio




Deja tu comentario