La piramide de Neferirkare, en Abusir

La piramide de Neferirkare, en Abusir

Abusir es una antigua ciudad egipcia que abunda en construcciones piramidales muy antiguas, la mayoría de ellas bien conservadas, aunque no demasiado si las comparamos con las espléndidas pirámides de Giza.

Y pese a que en la comparación no saldría beneficiada, la pirámide de Neferirkare es un ejemplo de buena conservación. Se trata de una estructura de pequeñas dimensiones edificada según las órdenes de la reina Khentkawes II, para albergar su tumba.

Fue descubierta a fines del siglo XIX, aunque recién en la década del ’70 del siglo XX se adquirió cabal conciencia de la importancia de este monumento. Lejos de lo que Ludwig Borchardt creyó al hallarla, no se trataba de una mastaba irrelevante, sino que fue una destacada pirámide egipcia.

Las inscripciones que guarda en su interior hacen de esta estructura un objeto muy valioso. Gracias a ello se pudo conocer mucho acerca de la historia del período, y desde luego que también se conocieron mediante los jeroglíficos numerosos hechos acerca de la pirámide en sí misma.

Por ejemplo, hay una interesante diferencia entre las primeras inscripciones y las segundas. Al comienzo de la construcción, la reina Khentawes era mencionada como la “esposa del rey”. Más adelante, sin embargo, se convirtió en la “madre del rey”, lo que nos indica claramente que enviudó en el transcurso de la edificación. Su hijo, al parecer, fue Niuserre, cuya pirámide se encuentra muy cerca de allí.

Con cuatro metros de altura, la pirámide fue construida con piedra caliza y tres capas de barro conformando el corazón. En las proximidades se encontraron fragmentos de granito oscuro, que formaba parte de un piramidión, es decir, una estructura de pequeñas proporciones habitualmente emplazada a modo de monumento satélite con respecto de una estructura mayor.

Foto Vía: Pyramid of Man

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Egipto




Deja tu comentario