La tumba de Nefer

La tumba de Nefer

La tumba de Nefer se encuentra en Saqqara, en la zona de la necrópolis correspondiente a la pirámide de Unas. Fue excavada en una colina de roca para Nefer y ocho integrantes de su familia.

Nefer fue un personaje que vivió en tiempos de la dinastía V, y que fue Supervisor de Artesanos y Director de Coro en el reino de Niuserre. Su padre, Kaha, tenía el mismo oficio que él, y su madre Marietes fue una sacerdotisa de la diosa Hathor: ambos fueron enterrados junto a su hijo.

La tumba tiene una estructura sencilla, con un patio principal y un hall de ofrendas con forma de L. La entrada se encuentra en el extremo norte, y en su interior la decoración está compuesta de pinturas clásicas y coloridas, representativas del arte funerario del Antiguo Imperio.

La capilla fue ornamentada con piedra caliza y el techo fue pintado de rojo. Un friso negro con forma de zigzag decora la parte superior de los muros, y el resto de ellos fueron pintados con pigmentos minerales.

Pueden observarse allí figuras humanas, con las típicas características de la clásica imagen que se asocia con las pinturas egipcias. Éstas se encuentran con el rostro de perfil, al igual que sus piernas, el torso de frente junto con los hombros, y ojos de frente.

Como era costumbre en los complejos funerarios, se representaron escenas de Nefer y su familia en la vida cotidiana. Se lo muestra acompañado de su mujer y de su mascota, un perro. Entre otras imágenes de Nefer que fueron pintadas allí, destacan aquellas en las que observa a escribas y pescadores realizando su trabajo.

En total, la tumba contiene nueve cuerpos, el de Nefer y ocho de sus familiares, algunos de los cuales ya hemos mencionado. Una de ellas corresponde a una momia masculina bien conservada que poseía sarcófago. Es plausible suponer que se tratara del mismo Nefer.

Foto Vía: pro corbis

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Sakkara




Comments are closed.