El Quiosco de Trajano en el Museo de Nubia

Quiosco de Trajano

El Nilo es sin dudas la ruta indicada a tomar si nuestro destino es Egipto. Recorriendo este basto río, a través de las excursiones programadas, podemos ser testigos de una infinidad de monumentos, iconos del antiguo Imperio Egipcio.

Las edificaciones mas sobresalientes se encontraban en la isla File (Philae), una isla célebre por los templos erigidos durante los periodos ptolemaico y romano dedicados al culto a la diosa Isis y situada a once kilómetros al sur de Asuán.

Lamentablemente, esta porción de tierra quedó sumergida en el siglo XX bajo las aguas embalsadas por la presa de Asuán hasta que bajo el patrocinio de la Unesco, entre 1960 y 1980, los templos fueron desmontados, trasladados y reconstruidos en el cercano islote de Agilkia logrando que se fundara el Museo al Aire Libre de Nubia y Asuán, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1980.

Entre los diferentes monumentos que se hallaron, debemos destacar el «Quiosco de Trajano«, una bella estructura, de catorce enormes columnas con capiteles florales tallados, pero simple en su diseño. Este edificio representa un ejemplo de la inusual combinación de madera y piedra en la misma estructura arquitectónica de un templo egipcio y fue construido por el emperador romano Trajano, una clara muestra de la llegada de la cultura romana a Egipto.

Hasta el día de hoy esta estructura no tiene techo y se supone que era de madera. En el interior de este quiosco hay relieves que muestran al mismo emperador haciendo ofrendas a los dioses Osiris, Isis y Horus, aunque los historiadores sostienen que esta construcción estaba destinada a depositar allí la barca sagrada con la esfinge de la diosa Isis en sus procesiones de carácter ritual a los templos.

Cabe añadir que el “Quiosco de Trajano” no es lo único que se puede apreciar. El Museo de Nubia también se encuentra conformado por El vestíbulo de Nectanebo I, con sillares de época de Taharqo, El templo de Arensnufis, las columnatas de época de Augusto y Tiberio, la Capilla de Mandulis, el templo dedicado a Imhotep, la puerta de tiempos de Ptolomeo II Filadelfo, el primer pilono, el templo de Isis, el templo de Hathor, entre otros.

Sin dudas, el Museo de Nubia nos trasladara a través de muchos años de historia, en un recorrido que nos brindara la posibilidad de acercarnos al genio de las grandes civilizaciones a fin de explorar sus creencias y su detallada ingeniera civil.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en Egipto




Deja tu comentario