El arte egipcio en el mundo: el MET

Templo egipcio en el MET

En nuestro último post de la serie «Arte egipcio en el mundo», que venimos publicando estos días aquí, nos vamos hasta Nueva York. Porque en mitad de la ciudad de los rascacielos hay un rincón que ofrece una de las mujeres muestras de arte egipcio que podemos encontrar fuera del país del Nilo. Nos referimos al MET, uno de los más destacados museos de arte del mundo. Situado en la zona de Manhattan, su colección es de más de dos millones de obras de arte de todo el mundo.

Sus salas abarcan desde tesoros de la antigüedad clásica, a pinturas y esculturas de casi todos los maestros de Europa, además de una gran colección de obras estadounidenses. Tienen desde arte de civilizaciones tan dispares como la africana o la asiática, hasta obras de la bizantina o la islámica. Ademas, el museo encierra grandes obras de arte europeo del siglo XIX, especialmente de los pintores impresionistas y post-impresionistas. Pero a nosotros lo que nos interesa en este post es el arte egipcio.

El museo tiene tres pisos, y la colección egipcia se encuentra en el principal, a la derecha del hall central. Alberga unas 40.000 piezas colocadas por orden cronológico. Las salas de exposición muestran las piezas principales colocadas con gran belleza y detrás de estas salas hay unas habitaciones, llamadas estudios, con vitrinas atestadas de obras menos importantes. Así, el museo nos enseña su colección completa.

Además, otras dos salas en las que se encuentran una serie de pinturas murales de tumbas, templos, palacios etc., que nos proporcionan el placer de visitar los lugares egipcios en el propio museo. y ese esprecisamente el objetivo de esta serie de post, conocer egipto desde otros viajes y paises del mundo que visitamos.

Cuando los egipcios regalaron a Estados Unidos el templo de Dendur por su colaboración en el rescate de los templos nubios inundados con la presa de Assuán, (al mismo tiempo que a nosotros nos otorgaron el de Debod), se construyó en el MET una estructura de cristal que protegiera al templo de la contaminación de la ciudad y para que contara con la humedad que necesita gracias a un lago artificial construido para su mejor conservación.

La riqueza de la colección del Metropolitano se debe en gran parte a las obras de arte encontradas, puesto que en aquel momento, el departamento de antigüedades de Egipto repartía los hallazgos con las misiones arqueológicas extranjeras. Pero se ha ido complementando con donaciones particulares, intercambios y copras durante todos los años de su existencia.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Arte egipcio, Curiosidades de Egipto, Historia de Egipto




Deja tu comentario