La magia del oráculo de Amón, en Siwa

Oraculo de Amon, Oasis de Siwa

En nuestro post de hoy volvemos a ese precioso lugar del desierto egipcio, casi paradisiaco, bautizado como el Oasis de Siwa, también conocido como Aghurmi. Dentro de esta maravilla natural se encuentra un templo, conocido como el Templo del Oráculo, al que incluso llegó Alejandro Magno cuando consiguió hacerse con el dominio de Egipto.

Dentro de este templo, uno de los más importantes dedicados a esta divinidad en todo el país, se ubica el oráculo del mismo dios. Los oráculos eran esos lugares a los que acudir buscando una respuesta divina a nuestro futuro o nuestros logros. Los más importantes del Antiguo Egipto, fueron los de Heliópolis y Abidos. Las consultas en estos espacios se hacían por medio de una persona que llevaba escritas las preguntas y que las depositaba en el santuario. Las respuestas se obtenían de la misma manera para no perturbar la meditación de los sacerdotes de estos oráculos.

Eran las propias sacerdotizas del templo, de acuerdo a la tradición que ha llegado hasta nuestros días, las que se ubicaban en los santuarios para recibir, gracias a sus poderes proféticos, los mensajes de los dioses ante los cuales intercedían en nombre de quienes las visitaban para conocer el futuro.

Este oráculo del dios Amón-Ra está en el oasis egipcio de Siwa, en el desierto de Libia. Fue visitado en el año 331 a. C., como comentábamos en la introducción, por el mismísimo Alejandro Magno, que decidió hacer una peregrinación hasta allí para confirmar su ascendencia divina. El oráculo se encuentra ubicado sobre una superficie de roca lisa y se construyó en la XVI Dinastía. Aunque no fue hasta los períodos griego y romano hasta cuando pareció cobrar vida, alcanzando un momento de apogeo.

Para llegar hasta este templo y su oráculo tenemos que seguir un camino que sube por la roca en la que se asienta el pueblo. Solo a través de la entrada principal de Aghurmi, y pasando por las ruinas de una vieja mezquita, podemos llegar hasta el legendario Templo y a la sabiduría de su santuario.

Sobre el origen de este templo existen numerosos mitos. Uno de los más habituales en los libros de historia, relata como dos sacerdotizas negras del Templo de Amón de Tebas fueron expulsadas y abandonadas en medio del desierto, y como una de ellas habría fundado el Templo de Dodona, en Grecia, y la segunda llegó a Siwa, en donde creo este santuario.

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Siwa




Deja tu comentario