El misterio de la necrópolis de Abu Rawash

abu-rawash

Hoy te llevamos hasta la necrópolis de Abu Rowash, desconocida por muchos de los turistas que visitan Egipto y que suelen quedarse con la visión de las piramides de Giza. El faraón Djedefre, fue el que decidió trasladar su complejo funerario a la necrópolis de Abu Rawash, situada unos ocho kilómetros al norte de Guiza. Este terreno ya se había utilizado antes para enterramientos, pues en la época tinita se llegó a formar en la zona una necrópolis de mastabas.

Cuando el faraón Khufu (padre de Djedefre) falleció, apenas comenzada la IV Dinastía. La sucesión de este rey no estaba nada clara, pues había dos herederos principales al trono, Djedefre y Khaefre, cada uno nacido de una reina diferente. Sus dos familias estuvieron varias generaciones intercambiándose el poder, pero al final sabemos por las inscripciones de una tumba que fue Djedefre el que primero ocupó el trono. Nadie sabe muy bien las razones de este traslado proyectado por Djedefre. Los arqueólogos barajan entre las posibilidades que el joven faraón quisiese alejarse de la tumba de su padre como una forma sutil de manifestar que lo desaprobaba, pero no es la única hipótesis.

Dentro de esta necrópolis de Abu Rowash, lo que más nos llama la atención es el complejo funerario de Djedefre, situado en un saliente de la roca y al que se accede tras recorrer dos kilómetros por una calzada de acceso. La primera vez que se excavó esta tumba fue a principios del siglo XX, a cargo de una expedición del IFAO. La tumba volvió a ser explorada por varios arqueólogos y en la actualidad se encuentra trabajando en ella otro grupo del IFAO.

En una de esas exploraciones, concretamente durante el año 2002, fueron desenterrados dentro del complejo los restos de una pirámide subsidiaria completamente desconocida hasta entonces. Se trata de un edificio de unos 20 codos de lado que en la actualidad sólo tiene 2 metros de alto. Está dividida por un corredor de norte a sur y desde sy extremo se pasa a una habitación hacia el este y dos habitaciones hacia el oeste.

Al este del complejo funerario de Djedefre, aproximadamente a unos dos kilómetros de distancia, se encuentra otro monumento dentro de la necrópolis de Abu Rowash, que sigue intrigando a los especialistas. Se trata de un edificio de ladrillo construido también sobre un afloramiento rocoso. Algunos egiptólogos los interpretan como los restos de una pirámide de la III Dinastía, pera esa es una historia que otro día contaremos.

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Historia de Egipto




Deja tu comentario