Museo Gayer Anderson, en El Cairo

Museo Gayer Anderson

Egipto representa, para aquellos amantes de la historia antigua, el lugar ideal o clave para visitar. No cabe duda que el catalogo de monumentos y museos es amplio, por tal motivo, en esta ocasión, pasaremos a destacar el denominado Museo Gayer Anderson.

A simple vista, su nombre ingles llama la atención, pero el mismo tiene su razón de ser. Este museo, compuesto de dos edificios que datan del siglo XVII, el Bayt al-Kritliya (1631) y la Casa de Amna bint Salim al-Gazzar (1540), se encuentra situado al lado de la Mezquita de Ibn Tulun, en El Cairo. Durante la década de 1930, el coronel británico Gayer Anderson adquirió estas construcciones y desde aquel momento decidió refaccionarlas y  llenarlas de diversos tesoros antiguos, la mayoría pertenecientes a la cultura islámica antigua.

El visitante podrá apreciar un sinfín de objetos, como sillas, divanes, camas, fuentes, y hasta una hermosa estatua de la reina Nefertiti. Mas allá de esto, lo que mas llama la atención del turista en estos viajes al pasado es el amplio y atractivo harem, un espacio donde los reyes u otras figuras importantes descansaban y disfrutaban de toda clase de placeres.

Por otro lado, el diseño del museo resalta la arquitectura otomana en toda su expresión. Las paredes poseen celosías de madera (Mashrabiyya) desde donde se puede apreciar el mercado egipcio externo, además se puede acceder a una azotea, en parte también rodeada de celosías, que en un tiempo supo ser famosa al ser elegida para rodar parte del film James Bond: La espía que me amó, debido a las múltiples y hermosas vistas de la ciudad que ofrece.

Por supuesto, el recorrido a través del Museo Gayer Anderson puede realizarse junto a un guía experimentado, quien ampliara nuestro campo de conocimiento explicándonos en detalle el origen y utilización de los diversos objetos. Aunque el lugar es de pequeñas dimensiones, como observamos, su contenido es enorme, colorido y muy interesante. Estas cualidades tal vez no lo hagan único pero lo convierten en un paso obligado en nuestra travesía por Egipto.

La entrada es accesible al bolsillo de todo turista, un punto importante a tener en cuenta.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Turismo por El Cairo




Deja tu comentario