Los médicos del Antiguo Egipto, una jerarquía social

medicina-egipcia

Desde comienzos de la civilización, la medicina en el Antiguo Egipto fue muy apreciada y superó a la que se practico siglos más tarde, los médicos egipcios eran considerados los más dotados en esa habilidad.

Se decía que el Faraón tenía un médico al servicio de sus ojos, el médico del Faraón se denominaba Médico Superior. Imhotep, Sumo Sacerdote de la Tercera Dinastía, fue uno de los más eminentes médicos, con fama no solo de sanar sino de resucitar, conocido por los griegos con el nombre de Asclepios y por los romanos como Esculapios.

Los sacerdotes de  las diosas Neith y Selket, llevaban  el título de médico, practicando la medicina en templos de Heliópolis, Bubastis y Letópolis, lo cual indica que el Antiguo Egipto, la medicina y la religión estaban estrechamente unidos.

medicina-egipcia

Los médicos constituían una clase social, garantizando el cuidado y sanación de los enfermos y siendo retribuidos por el Estado, para curar gratuitamente a todos los enfermos; los médicos tenían a su servicio ayudantes que hacían el trabajo de de enfermeros y masajistas, así como personas que se ocupaban de los vendajes; de la misma forma los médicos podían atender a los animales sin el menor reparo.

Existía una Escuela de Medicina en Sais, que más tarde fue destruida por los invasores persas y que tiempo después fue fundada de nuevo por Darío I, a la cual dotó de todo el instrumental y libros necesarios, para realizar su trabajo adecuadamente y poder sanar a todos los enfermos.

Existen papiros sobre los conocimientos egipcios como el de Papiro de Edwin Smith, que consta de recopilaciones de textos de la época, los Papiros Kahum, uno trata sobre enfermedades ginecológicas y sobre métodos de fertilidad, el otro sobre veterinaria, el Papiro de Ebers, Enciclopedia Médica para estudiantes o el Papiro Rammesseum, sobre enfermedades oculares y obstetricia.

Existía un médico para cada enfermedad debido a sus amplios conocimientos y la profundización de los mismos, describiendo diversas enfermedades para órganos como el corazón o el estómago y profundizando en el sistema nervioso y alcanzando un notable desarrollo en la traumatología, debido a las grandes construcciones de ese tiempo, sabiendo tratar luxaciones y fracturas de todo tipo, además el embalsamamiento y momificación de cadáveres les permitió tener un amplio conocimiento sobre la anatomía.

Foto 1 Vía : absolutegipto

Foto 2 Vía : egiptomania

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Egipto




Deja tu comentario