Siwa, cuidad paradisíaca de Egipto

Oasis de Siwa

Siwa es una espléndida ciudad del oeste de Egipto, la cual se hizo famosa por la escasa proximidad que tiene con el oasis que lleva su mismo nombre, pero a su vez posee impresionantes formaciones rocosas, bosques, lagos de sal y el oráculo de Amón, al cual Alejandro Magno consultó antes de proseguir su conquista persa.

Siwa es una de las ciudades más aisladas de estas tierras y tan solo cuenta con 23.000 habitantes quienes subsisten principalmente por el cultivo de dátiles y aceitunas, aunque además de la agricultura, los pobladores son afamados por los excelsos trabajos artesanales en platería ornamental, cerámicas, canastas de palma y vistosos vestidos de bodas.

El alejamiento que la comunidad de Siwa mantuvo durante miles de años fue el aliciente para que desarrollase tradiciones culturales únicas, tanto en la construcción como en la agricultura y actividades textiles.

En la cuidad de Siwa puedes conocer las ruinas del templo del oráculo de Amón que aún conservan inscripciones que datan del siglo IV a. C; las ruinas de Aghurmi; la Gebel al Mawta que significa Montaña de los Muertos, una necrópolis llena de tumbas de piedra y la terma natural llamada el Baño de Cleopatra.

Por otra parte también puedes visitar la antigua fortaleza medieval Shali Ghali que data del siglo XIII y fue edificada con ladrillos de tierra gredosa, sal y yeso además de madera de palma. Sus vestigios se erigen imponentes sobre un montículo a un lado de la cuidad moderna de Siwa.

La Isla Fatnas comprende otra de las atracciones que puedes descubrir en esta ciudad, se trata de una península colmada de palmeras emplazada en medio de un lago mucho más salitroso que el mismo Mar Muerto, aunque de sus aguas ya poco queda porque fue drenado por la creciente actividad agrícola de la zona.

Una de las familias más poderosas de la cuidad es guardiana del llamado Manuscrito de Siwa, el cual contiene un detalle de las costumbres de este pueblo, algunas tan llamativas como los matrimonios entre hombres. En la antigüedad los terratenientes de Siwa se casaban con sus jornaleros y estos no obtenían la libertad de casarse con mujeres sino al cumplir 40 años.

Otro dato importante a destacar de Siwa es que en el año 2002, el Gobierno egipcio declaró a los 7.800 kilómetros cuadrados que rodean el oasis como una zona protegida por su gran valor biológico y ambiental. Gracias a esta reglamentación la flora y fauna del lugar permanecen intactas y se puede aseverar que es uno de los oasis realmente prístinos del mundo.

Foto vía:kerdowney

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Siwa




Deja tu comentario