Presa alta de Asuán, edificación magnánima

Presa Alta de Asuan

La presa alta de Asuán “El saad al Aali”, es uno de los proyectos más colosales e importantes que se realizaron en Egipto durante el siglo pasado. Asuán es una cuidad enclavada a un lado del río Nilo justo al lado de la primer catarata, y cuanta con dos presas la menor que es más antigua, y la alta que es relativamente reciente.

Como cada año el río Nilo se desbordaba a raíz de los afluentes de Uganda y Sudán, los que si bien convirtieron las tierras aledañas en sitios fértiles, también causaba estragos en las cosechas por el anegamiento y las consecuentes sequías, fue que se tomó la determinación de crear la represa alta de Asuán.
Revolucionaria para la época, la represa alta comenzó a ser edificada en el año 1960, fue la primera fuente de energía eléctrica como agua potable para la zona, y a su vez anuló el riesgo inminente de inundaciones del río Nilo.

Después de la revolución acontecida en el mes de julio de 1952, el presidente Nasser anunció el proyecto de esta represa pero tuvo que lidiar con la oposición de EEUU quien se negó a aportar los fondos prometidos en primera estancia, fue por ello que optó por dar uso a los ingresos que proporcionaba el Canal de Suez y recurrir a la Unión Soviética, la que colaboró con dinero, materiales y novedosa tecnología.

Los primeros trabajos de construcción comenzaron el 9 de enero del año 1960 y recién once años después, una primavera de  1971 la presa alta pudo ser inaugurada. Es importante destacar que el embalse de la represa se concluyó en 1964, pero comenzaba a llenarse antes de que la presa fuese terminada, lo que amenazaba la integridad de los monumentos históricos del complejo de Abu Simbel y decenas de templos más.

A causa del peligro inminente, el gobierno egipcio y la UNESCO con la colaboración de varios países  más, comenzaron excavaciones para trasladar estos tesoros de la historia a sitios más seguros y otros fueron donados a quienes que colaboraron en el rescate, como sucedió con el templo de Debod que se encuentra en Madrid, España.

La gran presa tiene 111 metros de altura, una extensión de 3,5 kilómetros y 1 km de ancho; dispone de una planta hidroeléctrica equipada con 6 turbinas capaces de generar nada menos que 2.1 millones de Kw.

Como consecuencia de esta construcción magnánima fue que tuvo origen el lago Nasser, ubicado entre Egipto y Sudán, el cual tiene 10 km de amplitud en algunos sectores y aproximadamente 500 Km de largo, lo que lo convierte en el lago artificial más grande del mundo.

Aprovechando semejante caudal de aguas comenzó el comercio de la explotación pesquera, la cual aporta importante sumas de dinero anualmente. Pero esto trajo aparejados otros problemas, aumentar el caudal de agua del lago generó daños y pérdidas irreparables, inundó la baja Nubia por lo que tuvieron que ser trasladadas más de 90.000 personas.

Foto vía: Wikimedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Asuan




Comentarios (1)

  1. Auarita dice:

    Muy interesante articulo, y dicho esto creo que el calificativo de «magnánima», no es acertado en este caso. Magnanimidad significa generosidad en el comportamiento, bondad de corazón y mas cosas que hacen que alguien sea «magnánimo». Magno o magnifico si que se le puede aplicar a esta obra espectacular por sus dimensiones y su utilidad, impulsada por el presidente Naser, y de la cual todos los egipcios le están eternamente agradecidos. Un saludo.

Deja tu comentario