El valle de las ballenas en Egipto

Valle de las Ballenas

El valle de las ballenas en Egipto es una atracción que no puedes perderte, uno de los excepcionales vestigios que demuestran que hasta las zonas más áridas de la tierra estuvieron cubiertas por las aguas en algún momento de la historia.

Este sitio prueba, gracias a los esqueletos fosilizados de antepasados de los actuales cetáceos, de que hace más de 40 millones de años, los desiertos eran fértiles valles acuáticos.

El valle de las ballenas está situado a unos 200 kilómetros al suroeste de El Cairo, justamente en la depresión de Wadi Rayan, provincia de Al Fayum. En la zona se hallaron los vestigios más diversos como conchas, caracolas, erizos de mar, cangrejos, dientes de peces y por supuesto, esqueletos de antiguos gigantes del mar.

El Enoceno también ha dejado vestigios en el valle con los manglares fosilizados, lo que garantizo la riqueza de las orillas del Mar de Tethis, el antiguo océano que cubría este desierto.

Los esqueletos fosilizados de ballenas fueron descubiertos a principios del siglo XX, momento en el que se los llamó Zeugledon, pero tiempo más tarde se descubrió que en realidad eran cuatro especies distintas de cetáceos, midiendo la de mayor longitud unos 21 metros.

Un dato curioso es que gracias a estos fósiles se descubrió que estas ballenas tenían patas muy cortas que apenas salían de sus vientres, y por ello es que se confirmo la teoría de que estos mamíferos tenían antepasados terrestres.

Gracias al clima seco, los fósiles se conservaron en un excelente estado, al igual que sucedió con los impresionantes monumentos egipcios sepultados durante siglos. El valle de las ballenas también es conocido como Wadi al Hitan en árabe, ocupa unos 1.759 kilómetros cuadrados y fue considerado como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 2005.

Antes de ello, la zona era asiduamente visitada por turistas en todoterrenos, que además de alterar este tesoro, se llevaban como souvenir vertebras de fósiles. Pero desde que la UNESCO lo incluyese en el listado de patrimonios de la humanidad, el sitio fue cerrado por las autoridades egipcias, se pusieron guardias con jeeps que vigilan el perímetro y para acceder al mismo se debe de pagar una tarifa, además de acatar la prohibición de tomar cualquier cosa.

Por otra parte se construyo una carretera de arena que comunica con la de asfalto y por la cual se tiene permitido transitar con el fin de que solo se ingrese al valle desde una zona bien delimitada.

Pero además de los ricos tesoros fósiles de la zona, el paisaje del valle es bellísimo y sobrecogedor, colmado de dunas y el viento crea cavidades llamativas en las rocas esparcidas por la zona.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: El Cairo




Comments are closed.